Demisexual, cuando el sexo no es tan importante

02 Agosto 2017

Los demisexuales son aquellas personas no sienten atracción sexual por nadie hasta que llega alguien con quien entablan una relación de confianza plena y conexión total.

En la actualidad es muy frecuente que se den relaciones más basadas en el sexo que en las emociones, sin embargo, existen personas que prefieren esperar a encontrar su alma gemela para entregarse totalmente.

La nueva tendencia llamada demisexuales se está haciendo popular entre los jóvenes. Y esta se da en personas que no sienten atracción sexual por nadie hasta que encuentran a la persona con la que se pueden conectar de manera sexual, mental, emocional y física.

Un demisexual desarrolla un lazo emocional tan fuerte que dan su energía a través de una conexión romántica antes de tener una relación sexual, la cual termina siendo la complementación de la relación física y emocional que hay entre ellos. Y por increíble que te parezca, sin esa conexión emocional ni un beso habrá entre los involucrados.

Esta práctica viene a ser todo lo contrario del tipo de relaciones que hoy en día se practican cada vez más entre los jóvenes, quienes no buscan relaciones formales y que el sexo casual es pan de todos los días en muchos de ellos.

Es frecuente que se hable de la demisexualidad como una especie de asexualidad temporal, que despierta únicamente con la con el paso del tiempo y ciertas experiencias vitales con otra persona afín y en el caso de que se destruyan los vínculos emocionales, la atracción sexual también desaparece.

No es lo mismo una persona que se reserva la experiencia sexual hasta una etapa madura que los demisexuales.

En los primeros es posible que sí haya deseos sexuales, pero por convicciones morales, religiosas o personales escogen reservarse.

En cambio los demisexuales nunca sienten atracción sexual antes de llegar a un estadio de gran fortaleza y afinidad.

Debido a que no es fácil vivir en un mundo en el que están bombardeados por el deseo los adolescentes que perviven con esta práctica sufren mucho, ya que en esa etapa es complicado pasar desapercibido en un entorno en el que se rompen las reglas de esa manera.

Por: NORMA PORTILLO/ SoyCarmín

Top