Spanish Chinese (Simplified) English French German Haitian Creole Hindi Italian Portuguese Russian

-->

Santo Domingo Oeste ofrece destinos religiosos y culturales

06 Mayo 2017

Santo Domingo, Rep.Dom.-Diferentes expresiones religiosas, culturales e históricas forman parte de la riqueza que atesora el municipio Santo Domingo Oeste, como son un centro de peregrinación, monasterio, parque mirador, ruinas, balnearios y en los centros comerciales de gran importancia.

El monumento de la Plaza de la Bandera, ubicado en la rotonda de la intersección de las avenidas 27 de Febrero y Luperón y geográficamente en el Distrito Nacional, da la bienvenida al municipio y por su imponencia y la belleza del entorno es una parada obligada para quienes salen de la capital para dirigirse a Santo Domingo Oeste, y viceversa.

Además de su significado histórico, en la Plaza de la Bandera descansa el Soldado Desconocido, un homenaje a esas personas anónimas que supieron dar sus vidas en defensa de la Patria.

Pero ante todo, Santo Domingo Oeste posee una variada vegetación que hace de este municipio un pulmón importante del Gran Santo Domingo, así como dos ríos de cauce significativo: el Haina y el Manoguayabo.

Ambos ríos tienen hermosos balnearios muy concurridos por familias de todo el entorno y otros puntos del municipio y el Distrito Nacional.

Para el alcalde Francisco Peña, Santo Domingo Oeste recibe con frecuencia turistas de distintas partes del mundo que vienen a conocer los lugares religiosos y culturales, como son La Casita de la Misericordia y las ruinas que datan desde los tiempos coloniales.

“Aquí vienen muchas personas extranjeras tales como japoneses, chinos, alemanes, entre otros turistas que nos visitan; algunos residen en este municipio y otros están de paso”, expresa.

Ruinas de Engombe y Palavé

Tanto en los sectores de Palavé como en Palacio de Engombe el visitante puede encontrar los principales sitios culturales e históricos del municipio.

En la comunidad Palacio de Engombe se encuentran las ruinas de Engombe, declaradas “Área protegida” por el decreto 183-93, del 24 de junio de 1993, emitido por el expresidente Joaquín Balaguer, y que, además, fueron consideradas Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Las ruinas se construyeron en el siglo XVI, luego de la fundación del ingenio de Santa Ana, el primero del continente americano. Estas ruinas se encuentran a unos 500 metros de la estación de peaje de la autopista 6 de Noviembre, viajando hacia la provincia de San Cristóbal.

Las ruinas constan de cuatro estructuras: El Palacio de Engombe, también llamado Casona, que es una edificación de dos niveles, construida en piedra y cemento. Esta era la residencia principal de los señores del ingenio en la época colonial. Las demás estructuras son el trapiche donde se molía la caña para la fabricación de azúcar; una capilla y un almacén.

Rodeada de un área verde y con un sendero hecho de piedras, es la antesala para llegar a la Casa Grande de Palavé, ubicada en el sector del mismo nombre, perteneciente a Manoguayabo.

Esta edificación de Palavé fue un palacio construido para virreyes españoles en el siglo XVI.

Las zonas de Palavé, Bienvenido y Hato Nuevo tienen un fuerte arraigo en las tradiciones culturales del municipio, pues los esclavos africanos que trabajaban en el ingenio y en los cañaverales dejaron como legado su folklore y bailes como el ga-gá

Para Silvio Martínez, inspector general del Ayuntamiento de Santo Domingo Oeste, en materia cultural el carnaval de Santo Domingo Oeste es considerado como el quinto Carnaval de todo el país por ser un desfile nacional que se realiza el último domingo de marzo, en un espacio de dos kilómetros 800 mil metros de longitud, y donde se presentan una variedad de artistas.

Lugares religiosos

Santo Domingo Oeste reúne una mayor cantidad de fieles tanto del Distrito Nacional como de cualquier parte del país, a través de las diferentes fiestas que se celebran en el centro de peregrinación Capilla de la Divina Misericordia; en la parroquia Nuestra Señora de La Altagracia en el ensanche La Altagracia, en Herrera, y en el Monasterio de las Hermanas Carmelitas.

“La Casita de la Misericordia”, como se le conoce, está ubicada en el sector El Caliche de Manoguayabo. Es un lugar que acoge cada año miles de peregrinos de diferentes partes del país, que llegan para participar de las actividades que se realizan el segundo domingo de Pascua de resurrección, llamado Domingo de la Divina Misericordia.

Este lugar puede ser visitado a cualquier hora del día, ya que en la capilla se mantiene expuesto el Santísimo Sacramento para los que deseen tener un encuentro personal con Jesús.

Este centro de peregrinación fue bendecido como Capilla por el padre José Arismendy De León Helena, párroco de la Parroquia Nuestra Señora de la Evangelización, en la fiesta de la Divina Misericordia el 14 de abril de 1996, y es dirigido por la comunidad Fuente de Misericordia, fundada en febrero de 1998.

De la misma manera, acoge a cientos de peregrinos la parroquia Nuestra Señora de La Altagracia en Herrera, cuyas fiestas patronales son realizadas en el mes de enero para el Día de Nuestra Señora de La Altagracia.

Monasterio Santa Teresa de Jesús

Este lugar aislado, ubicado en la Prolongación 27 de Febrero de este municipio, es donde habitan las Hermanas Carmelitas, dedicadas a la oración, a la contemplación y al trabajo.

Aquí también se realizan grandes peregrinaciones y misiones de diferentes partes del país y el mundo. Llegan al lugar continuamente a compartir en el silencio y con sus oraciones con las monjas. 

Los monasterios son lugares aislados, próximos a elevaciones montañosas poco visitados, donde están ubicados los monjes y las monjas, para mantener una vida en silencio, en oración y en contemplación y conservar una vida espiritual profunda. 

También es un lugar muy visitado por la feligresía de la zona, pues durante los fines de semana participan de las celebraciones eucarísticas y de los cursos y talleres que allí se imparten.

Balnearios

Recorrer este municipio lleva al visitante a disfrutar de los bellos balnearios como el balneario del puente Palavé y Bienvenido, que ofrecen sus frescas aguas y su ambiente natural a quienes gustan de un buen baño.

A estos balnearios acuden con mucha frecuencia los bañistas durante el tiempo de Semana Santa y en cualquier época del año.

Pero no podemos dejar de mencionar una estructura que ha llamado mucho la atención no solo de los munícipes, sino de toda la población a nivel nacional.

Y es la réplica de la Torre Eiffel de París, Francia, colocada el pasado diciembre por la alcaldía en una isleta de la avenida Gregorio Luperón, y cuya iluminación y decoración atrae a decenas de visitantes de varias partes del país para tomarse fotografías y tomarlo como un lugar para la recreación.

El municipio y su comercio

En Santo Domingo Oeste, cuyos límites son al norte, la autopista Duarte; al sur, el mar Caribe y la avenida Gregorio Luperón; al este parte del Distrito Nacional y la avenida Gregorio Luperón; al oeste, el municipio Los Alcarrizos y la provincia San Cristóbal, se localiza la empresa Haina International Terminals, en la desembocadura del río Haina, al oeste del poblado del mismo nombre. Hay que destacar, además, que en Haina se construyó el ingenio azucarero Río Haina, considerado por muchos historiadores el segundo más grande del mundo. A nivel de comercio hay que mencionar la principal calle, de gran importancia, como es la avenida Isabel Aguiar, cuyo nombre hace honor a una luchadora y humanista residente en Buenos Aires de Herrera de aquella época, quien realizó grandes aportes a la construcción de escuelas y al desarrollo de esta zona. 

 

Fuente: El Caribe

 

 

Top