Sé que para usted y la clase política actual no es tan importante el precedente, o el legado que dejaremos a nuestros hijos e hijas, pero me resulta preocupante que no existan jóvenes involucrados en las ideas políticas, aunque estén en los partidos. Esto se debe a que hemos enseñado al pueblo, a la comunidad internacional y al mundo, que bajo el cielo dominicano con dinero todo es posible.

Sé que para usted y la clase política actual no es tan importante el precedente, o el legado que dejaremos a nuestros hijos e hijas, pero me resulta preocupante que no existan jóvenes involucrados en las ideas políticas, aunque estén en los partidos. Esto se debe a que hemos enseñado al pueblo, a la comunidad internacional y al mundo, que bajo el cielo dominicano con dinero todo es posible.

Sr. Presidente. En el PLD, se pacta o se pierde. Durante el primer gobierno de Medina el proyecto de la reelección se montó sobre bases bien sólidas. En ese período, el presidente ético y cercano disfrutó de una popularidad que alcanzó picos de 80% de apoyo.

Se ha puesto usted a pensar qué es lo que realmente pretenden hacer con relación al caso haitiano, las potencias que en el pasado asaltaron y saquearon al vecino país.

En esta ocasión le externo la gran preocupación de lo que fue el tema de la violencia de género, matizado en la gran ola de asesinatos de compañeros (as) de parejas, es de ahí que albergo la idea de que los males sociales como el que señalo solo se combaten desde el sistema educativo. Es preciso revisar el diseño curricular, focalizar este andamiaje que es el armazón del sistema educativo nacional.

Queremos llamar su atención con relación a los maltratos, humillaciones y exclusiones, a que nos ha sometiendo la aplicación de la ley 340-06 que rige las contrataciones de obras en el país. Se supone que esa ley es para regularizar y democratizar el ejercicio de la ingeniería en la República Dominicana, y también para erradicar la corrupción que existía antes de que dicha ley se pusiera en vigencia. Los resultados que se han obtenido durante sus 12 años de aplicación han sido todo lo contrario, en donde el ejercicio de la profesión prácticamente ha sido privatizado, y la corrupción en el manejo de las obras de grado a grado, por parte de los funcionarios del Gobierno, ha sido legalizada con la forma distorsionada, injusta, excluyente y manipulada con que manejan la ley 340-06, en vista de que las exigencias para participar en todos los procesos de licitaciones (pliegos de condiciones) se contraponen al espíritu y a los objetivos de la propia ley.

Página 1 de 87
Top