Llego hasta usted con el fin de externarle mi preocupación en torno a la forma de seleccionar la persona que va a dirigir la política de educación física en nuestro país.

Señor director:

Cuando a media mañana llegué al frente del edificio de la Dirección de Pasaportes en el Centro de los Héroes (que sigue siendo llamado Feria de la Paz por la población), me sentí súbitamente confundido y pensé que en realidad allí estaba funcionando exclusivamente la Dirección de Migración.

Me dirijo a usted para expresarle mi parecer en cuanto a la famosa marcha Morada y Amarilla que piensa realizar el PLD a comienzos de agosto.

Señor director:

Una vez vi a un hombre llorar. Cuando salimos del lugar pregunté sobre aquel señor, quien en perfecto silencio derramaba abundantes lágrimas. Me dijeron que se llamaba Fulgencio Espinal. Así lo conocí.

Lo único que le queda por hacer respecto del tema haitiano, es convocar o proponer o motivar una reunión (sección especial) de la ONU para que desde allí le grite al mundo que República Dominicana no fue quien hizo más pobre a Haití y que “probablemente” quienes lo hicieron están ahí, sentados. Gritar bien alto que nuestro país, también pobre, no puede hacerse responsable o asumir las responsabilidades de otros. Gritar bien fuerte que ya basta de tanta injusticia y de tanta irresponsabilidad de una comunidad internacional que sabe muy bien quiénes fueron los que profundizaron la pobreza en Haití, pero que se han sumado al injusto y despiadado plan de procurar una salida al caso de Haití, del lado dominicano.

Me dirijo a usted una vez más, para expresarle la preocupación que sentimos con relación a los haitianos y a la ocupación de la parte Oriental de la Isla.

Página 8 de 78
Top