Señor director:

Fue aquel septiembre del 2014, exactamente un año. Desde que llegue mi oxígeno puro e ingenuo fue extraído ferozmente por la contaminación de las imparables bestias de cuatro ruedas. Cuantas caras largas y amargas a diario se pueden ver en las calles de Santo Domingo, el tránsito que a pesar de las nuevas vías de transporte sigue igual de fastidioso. La gente de edad aun no pierde la costumbre de darte unos buenos días o un “Dios me le bendiga’’.

Señor director:

La familia, según Comte, es la escuela de la sociedad. El papa Francisco dice que no existe la familia perfecta, siendo necesaria la comprensión y el perdón para funcionar. Esto no significa conformarnos.

Señor director:

Para nadie es un secreto, que a la Fundación Cruz Jiminián acude diariamente un mar de personas, entre envejecientes, niños y niñas, hombres y mujeres, jóvenes adolescentes y adultos, procedentes de todo el país. 

En todos, hay un común denominador: una urgencia de salud, de vivienda, de alimentación, de educación o de ayuda económica. 

Señor director:

Frente a los haitianos estamos perdiendo derechos y patrimonios aun dentro de nuestros espacio natural, pero sin que nadie, con voz potente (como sería en este caso la suya) levante esa voz en defensa nuestra.

Señor director:

Nos consta que en el Ministerio de Salud Pública hay quienes no se asustarán por el título de este escrito, especialmente el doctor José Manuel Puello, viceministro de Salud Colectiva, un gran trabajador comunitario, experto conocedor y manejador de las diferentes infecciones tropicales, como comerse un sabroso moro de guandules con coco.

Señor director:

La avenida Expreso V Centenario empeorar día a día debido a la cantidad de hoyos en las aceras, alcantarillas sin tapas, emanaciones de aguas cloacales y montones de basura, que deben ser salvados por los peatones que por allí caminan. 

Página 74 de 89
Top