Señor director:

Algunas de las estaciones del Metro de Santo Domingo se han convertido en un verdadero desorden debido al caos que han provocado transportistas, limpiabotas, y venduteros de todo tipo de productos, los motoconchistas y los predicadores evangélicos.

Señor director:

1791: En el otoño estalló la revolución. En un solo mes, septiembre, doscientas plantaciones de caña fueron presa de las llamas; los incendios y los combates se sucedieron sin tregua a medida que los esclavos insurrectos iban empujando a los ejércitos franceses hacia el océano. Los barcos zarpaban cargando cada vez más franceses y cada vez menos azúcar. La guerra derramó ríos de sangre y devastó las plantaciones. Fue larga. El país, en cenizas, quedó paralizado; a fines de siglo la producción había caído verticalmente.

Señor director:

Cuando le debemos al prestamista, o al banco, sobre todo si es mucho, él comienza a ser nuestro dueño, pues debemos dedicar nuestro tiempo y esfuerzo en buscar dinero para pagarle, capital e intereses. Parte de nuestra energía vital se quedará en sus manos.

Señor director:

El CRD considera saludable toda propuesta tendente a hacer de nuestra nación una verdadera potencia productiva en el Caribe y el Mundo, y además, para lograr proveernos de los instrumentos que nos permitan descontinuar la mala práctica en que nos hemos sumergido, al habernos convertido en exportadores simples de materias primas que producimos, para luego ser importadores de los productos terminados con ellas.

Señor

Luis Leonardo Almagro Lemes

Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA)

Honorable Secretario General:

La República Dominicana ha sido intervenida dos veces en los últimos 50 años: en el 1965, militarmente;  y en los momentos actuales, diplomáticamente. Algo común en ambos sucesos de la historia dominicana: el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, que participó en la intervención contra Santo Domingo, en el 1965 era José A Mora, de nacionalidad Uruguaya; en el 2015  lo es Luis Leonardo Almagro Lemes, también de nacionalidad Uruguaya…, extraña coincidencia de la historia.

Señor director:

¿Con que moral viene la Organización de Estados Americanos a nuestro país? El problema no es que nos supervisen, eso es saludable, pero me indigna que la OEA se sienta con la moral de hacerlo.

A la OEA no le importan los Derechos Humanos, ni el desarrollo de los pueblos de América. En nombre de la “paz” y los “derechos”, han llenado de sangre a todo un continente, validando invasiones y reconociendo dictaduras criminales.

Página 74 de 81
Top