Spanish Chinese (Simplified) English French German Haitian Creole Hindi Italian Portuguese Russian

-->

Por un acuerdo definitivo

20 Marzo 2017

El conflicto entre los gobiernos municipales del Gran Santo Domingo y la empresa que maneja el vertedero de Duquesa tuvo una salida parcial, provisional, el pasado viernes, luego de la mediación del Ministerio de Ambiente.

Hoy se espera que continúen las negociaciones y que se llegue a un acuerdo definitivo entre las partes. Es necesario, mandatorio u obligatorio que así sea porque de lo que se trata es de eliminar una amenaza que, cual espada de Damocles, pende o amenaza la salud de alrededor 3.5 millones de personas que habitan en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo.

El conflicto de índole económico surgido por la pretensión de la empresa que administra el vertedero de aumentar la tarifa por recepción de basura en proporciones que las alcaldías rechazan, provocó un deterioro en la recogida de basura que ya estaba creando temores por el surgimiento de una crisis sanitaria. 

El conflicto, complicado por la manifiesta intención de la empresa Lajún Corporation de limitar el horario y días de recepción de los desperdicios sólidos de 8:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde, de lunes a viernes, estaba a las puertas de crear una situación de riesgo inminente de surgimiento de enfermedades vinculadas a la falta de higiene que implica la no recogida de la basura.

Por sensatez o por temor a una reacción que el Gobierno pudiera tomar en su contra, de acuerdo a las circunstancias y peligro inminente, la empresa, tras un encuentro con el ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, se comprometió a mantener el horario normal y a recibir los camiones compactadores los sábados y domingo.

Ayer domingo, según pudieron comprobar periodistas de este medio que visitaron el vertedero, las labores se realizaban con normalidad, pero en forma muy lenta.

Para este día está previsto un encuentro entre el ministro Domínguez Brito y los alcaldes del Gran Santo Domingo, con el propósito de hallar una solución definitiva al conflicto. Y necesariamente tiene que ser una solución definitiva porque la población no puede estar sujeta a la voluntad de una empresa o de partes en disputa, para que se ofrezca un servicio tan imprescindible para la salud, como la recogida de la basura. Es tiempo de poner orden y encarrilar a quien sea necesario. La salud de la población está primero.

Top