Tela de araña judicial

11 Septiembre 2017

La indignación que siente el pueblo ante la modificación de las medidas de coerción que afectaban a Víctor Díaz Rúa y Ángel Rondón, implicados junto a otros en el caso Odebrecht, no obedece a que la gente desconozca qué son las medidas cautelares, sino a que se siente burlada.

Vivimos en una cultura judicial autoritaria, lo que saben muy bien los pobres que están en conflicto con la ley, por lo que variar los supuestos que dieron lugar a una medida de encarcelamiento por una fianza resulta extraño para el conglomerado.

Si no existe peligro de fuga ahora, tampoco existía hace unos meses. Por tanto, la gente está autorizada a pensar que la primera medida se tomó para calmar la ira del pueblo y no por razones de carácter procesal o jurídico fundamentada en hechos ciertos.

A la decisión no han contribuido en nada las expresiones de representantes del Ministerio Público que no usan los mismos criterios cuando se trata de pobres diablos. En verdad, como le dijo el cínico a Solón, “tus leyes son como telas de araña, que atrapan insectos y dejan pasar las aves más grandes”.

 

Top