Obras públicas, beneficios privados

04 Octubre 2017

Un titular habla de que la mayoría de las grandes obras que se han realizado en los últimos años en el país se han construido gracias a préstamos internacionales.

Esto, de por sí, no tendría nada de malo si las obras produjeran para pagar el préstamo y algo más.

Lamentablemente, la situación en el país es otra. Por ejemplo: se obtiene un préstamo para financiar un acueducto, pero luego ni la corporación de acueductos ni los ayuntamientos son capaces de cobrar lo que cuesta producir el agua, ni le cobran al 60 por ciento de los beneficiarios de esa agua. Todo ello mientras a su alrededor se establecen negocios privados de venta de agua que se hacen millonarios de la noche a la mañana.

Lo mismo pasa con las carreteras, las presas. En una palabra, todo lo que construye el Estado es para regalarlo, mientras unos vivos se lucran de la inversión y el financiamiento de todos.

Ahí tienen los planificadores de presupuestos un buen punto de arranque para obtener recursos sin lesionar a los que ya están contribuyendo pesadamente al progreso nacional.

Top