Diálogo necesario

12 Enero 2018

Cuando los empresarios del transporte se reúnen con las autoridades del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), ¿de qué pueden hablar? De lo que ya, a través de la prensa se conoce, naturalmente.

Una parte del empresariado del transporte alega que tienen pérdidas en el servicio.

Y la cuantifican en un 60 % en el transporte urbano; y en el interurbano, alegan, están perdiendo entre un 30 % y 35 %. ¿Son realmente pérdidas que se puedan cuantificar tan fría y objetivamente?

 

Ese mismo sector del empresariado del transporte ofrece al Estado tres escenarios para llegar a una solución. Primero: que compren el parque vehicular.

Para nadie es un secreto que una buena parte de dichas unidades no están en buen estado.

En segundo plano presentan la opción de que se les compensen las pérdidas ya planteadas.

¿De qué forma? Mediante el subsidio. ¿Y de dónde saldría el dinero de ese subsidio? Habría que pensar en los impuestos que pagan los contribuyentes, naturalmente.

La tercera solución luce la más extrema: consiste en un aumento general de pasajes.

Si nos detenemos a ver, de manera imparcial, en el espíritu de los tres escenarios nos damos cuenta que no son viables, desde el punto de vista económico.

Ya que ninguno exonera al pueblo dominicano de cargar, directa o indirectamente, a corto, mediano o largo plazo, con el costo final de la operación.

Entendemos que para hallar una solución razonable, legal y justa se deberá dedicar más tiempo al diálogo entre los empresarios del transporte y el Intrant.

Top