Nuevos alientos

11 Mayo 2018

Las designaciones en el tren gubernamental siempre llaman la atención. Son las noticias que la gente quiere conocer con todos sus detalles.

A las personas les interesa saber quiénes son los nuevos incumbentes. Poco importa el destino de quienes salen del gobierno. Si van a otro cargo, entonces consideran si constituye una degradación o un ascenso. O una “oportunidad”, en el descarnado y descarriado imaginario de un importante segmento nacional.

Los nombramientos en consecuencia generan interpretaciones. Unos develan claramente la intencionalidad. Otros reflejan temperamentos o actitudes de los actores.

En el Ministerio de Medio Ambiente hubo una sustitución, porque Francisco Domínguez Brito había renunciado. El sustituto Ángel Estévez, que era ministro de Agricultura, llevaba cualquier tiempo en el cargo a la espera de un relevo. Quien ocupa ahora su puesto estuvo esperando el decreto desde el 16 de agosto de 2016. Agricultura es un ministerio relegado, muy disminuido en su accionar. Ni siquiera pasó a ser subsumido por las visitas sorpresas, como viene ocurriendo con los demás despachos del sector agropecuario. Estaba ahí… Habría que ver el rol que le deparará el albur, ahora en manos de Osmar Benítez, el gerente de siempre de la Junta Agroempresarial Dominicana.

Otra designación importante, en Salud Pública, es el producto del cansancio. Después de una gestión recibida en medio de una gran crisis hospitalaria que no pudo ser resuelta, porque persisten demasiados problemas, Altagracia Guzmán Marcelino se lleva el legado de empezar a aplicar la ley general de salud, 42-01, con la descentralización de los servicios hospitalarios y algunos avances en el establecimiento de normativas y protocolos. La gran crisis de los hospitales que no se le puede cargar, sino al gobierno nacional que inició un programa de reestructuración de infraestructuras de manera caótica. Habría que ver cómo el nuevo ministro encara el drama.

En el Ministerio de Cultura asistimos a más de lo mismo. Una vieja cara de la administración peledeísta que nadie sabe qué innovación podría traer a un área que la demanda.

En general, los cambios reflejan a un gobierno que envejece y requiere nuevos alientos…

Top