República Digital, un proyecto de servicio y conexión tecnológica, puesto en marcha ayer por el Gobierno, constituye la vía más expedita para que el Estado y la sociedad dominicana ingresen de manera plena al siglo XXI, de la aldea global.

República Digital fue una propuesta del presidente Danilo Medina al lanzarse a la reelección y ello encierra un propósito esencial que es mejorar la gerencia pública.

El escenario económico para lo que resta de año luce despejado y con posibilidades de cerrar el período con un repunte en el crecimiento del producto interno bruto (PIB).

Uno de los aspectos más ricos de la democracia es la manera en que ella se robustece en la medida en que se ejerce a plenitud el debate de las ideas y se da cabida al consenso y el disenso entre las fuerzas sociales. Por eso resulta cuesta arriba asimilar como válido que desde el poder se ejerza la comunicación unidireccional y se evita por todos los medios el escrutinio público. Ese proceder no es solamente un socavamiento del derecho que tiene la sociedad a conocer cómo piensan quienes han recibido mandato y poder, sino una manera de desdibujar verdades que pudieran brotar de un debate como el que suele darse entre funcionarios y periodistas cuando se nivela el flujo de preguntas y respuestas sobre cuestiones de Estado.

A raíz del horrible asesinato de un abogado y profesor universitario se desveló un nuevo entramado de corrupción en una institución estatal que ha escandalizado a la sociedad.

La Sociedad Dominicana de Diarios (SDD), ha llamado la atención sobre la tendencia de nuestras autoridades de rehuir al contacto con la prensa y de querer manejarse con comunicados de prensa o notas propagandísticas.

Página 5 de 170
Top