El lenguaje es un reflejo claro de la calidad de una nación, y lamentablemente en la República Dominicana hemos dejado que la vulgaridad gane un espacio demasiado amplio. Es tanto que muchas personas en los medios de comunicación lo han asumido como una vía de ganar “popularidad” en su audiencia, y en las redes sociales para ganar ponchadas y de ahí al chantaje hay un paso.

1.- La empresa Odebrecht, que admitió el pago de sobornos para conseguir contratas en doce países, incluyendo la República Dominicana, está reclamando el pago de 708 millones de dólares por encima de los 1,945 acordados en un contrato “llave en mano” para construir las plantas de Punta Catalina.

En nuestro país, las autoridades generalmente reaccionan cuando las comunidades protestan. Esta actitud ha ido creando una conducta, condonada por todos, de que solo a través del desorden y la protesta se consiguen logros comunitarios.

El Itbis y el Impuesto sobre la Renta tienen en común que están entre los más favorecidos con exenciones, y que no son de aplicación universal. Sin embargo, una de las comprobaciones hechas por la actual gerencia de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) es que también son los más evadidos por los contribuyentes. El haber escudriñado a fondo en las particularidades de estos dos tributos, y en las de otras cargas fiscales por supuesto, es lo que le ha permitido a la DGII incrementar las recaudaciones sin modificar impuestos.

Con los consultorios vacíos y los pacientes sin asistencia ni medicinas, el Colegio Médico (CMD), estimulado por el éxito de su llamado a huelga, anuncia la convocatoria de otro paro en los hospitales públicos para la próxima semana, esta vez por 48 horas, en la seguridad de que también será exitosa.

Un titular habla de que la mayoría de las grandes obras que se han realizado en los últimos años en el país se han construido gracias a préstamos internacionales.

Página 6 de 168
Top