Spanish Chinese (Simplified) English French German Haitian Creole Hindi Italian Portuguese Russian

Nosotros

¿Quienes somos?

El Veedor Digital es el primer portal cívico de la República Dominicana, Periodismo Ciudadano y Comunitario, propiedad de un colectivo ciudadano, quienes lo gestionan y dirigen conjuntamente con la colaboración de la Fundación Justicia y Transparencia, (FJT), esta modalidad de comunicación es también denominada como Periodismo Participativo o Periodismo Democrático, el cual procura integrar a los ciudadanos en una dinámica participativa, que como testigos de excepción se convierten en los informadores y reporteros de aquellos sucesos y acontecimientos sociales, políticos, jurídicos y económicos de trascendencia e interés para la Democracia Dominicana.

Por medio de este digital pretendemos desarrollar un periodismo de marcada vocación comunitaria, procurando ser una plataforma de interactividad al servicio de la comunidad, con traducción en línea en 10 idiomas diferentes, abarcando con ello más del 80% de la población mundial, además contamos con una fuerte y determinante presencia en las principales redes sociales, lo que nos convierte en una plataforma de interactividad sin precedentes, otro valor agregado de este medio lo es su disponibilidad multimedia en los más variados formatos, facilidades que nos proyectan como una herramienta útil para viabilizar la participación y presencia de aquellos sectores más vulnerables.

Características y objetivos

Este periodismo forma parte del llamado tercer sector de la comunicación, además de ser también conocido como periodismo 3.0, o Periodismo Cívico, sus inicios se remontan a finales de los 90 y principios del año 2000, extendido y popularizado en el entorno digital con el auxilio de la internet, se asemeja y de hecho guarda mucha similitud con los medios de comunicación comunitarios, cuyas características son, que no persiguen lucro y en consecuencias sus beneficios son dedicados íntegramente a la sostenibilidad del proyecto, están dirigidos y gestionados por un colectivo ciudadano, además del auxilio y colaboración directa de instituciones de la sociedad civil, no toman partido religioso, ni participan en proselitismo político, y cuyos objetivos son profundizar y hacer más participativa la democracia, procurando transformaciones sociales, buscan también convertir a los ciudadanos en instrumentos al servicio de la libertad de expresión y el derecho a la información, procuran dotar a los que menos pueden, con los mecanismos y canales para pronunciarse y que sus voces sean escuchadas, abordar aquellos temas vedados por la arbitrariedad del poder político garantizando a los ciudadanos espacios de disidencia, para que puedan exponer sus ideas y visión sobre los más variados tópicos, en los ámbitos políticos, sociales, económicos, deportivos y culturales, etc..

Uno de los rasgos distintivos de estos medios, es que le dan a la audiencia un tratamiento de ciudadanos, no de clientes o consumidores, hoy día se encuentran presente en más de 100 países de todo el mundo, y muchos están agrupados en redes y asociaciones mundiales.

Estos medios cuentan con el apoyo y reconocimiento de diversos organismos internacionales plasmados en las resoluciones, dictámenes e informes de instituciones como el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa, los relatores de la libertad de expresión de la ONU y otros organismos.

Fundamentos legales

La participación del pueblo en esta emergente modalidad de comunicación tiene su fundamento en diversos instrumentos internacionales en materia de derechos humanos, y cito, Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 19, “.Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

También el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU, en su artículo 19, numeral 1 establece que: “Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones”. Asimismo, el numeral 2 señala que “Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística o por cualquier otro procedimiento de su elección”

En tanto que la Declaración Americana de los Derechos del Hombre, artículo 4 establece el derecho de libertad de investigación, opinión, expresión y difusión. “Toda persona tiene derecho a la libertad de investigación, de opinión y expresión y difusión del pensamiento por cualquier medio”

En  la actualidad este derecho tiene presencia en casi la totalidad de las constituciones del mundo, de ahí que el artículo 49 de la Constitución Dominicana bajo el título de Libertad de expresión e información, le reconoce también a todos los individuos la capacidad y el derecho fundamental de expresar libremente sus pensamientos, ideas y opiniones, por cualquier medio, sin que pueda establecerse censura previa. Asimismo el numeral 1 del mismo artículo establece que, Toda persona tiene derecho a la información. Este derecho comprende buscar, investigar, recibir y difundir información de todo tipo, de carácter público, por cualquier medio, canal o vía, conforme determinan la Constitución y la ley.

Domicilio social

Nuestras oficinas se encuentran ubicadas en la Calle Juan Sánchez Ramírez #21, Edificio Grace Sofía, Apto. # 301, Gazcue, Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, República Dominicana, domicilio que aloja las oficinas de la Fundación Justicia y Transparencia, (FJT).

Consejo de dirección

• Lic. Alexander Ramírez. Director

• Lic. Giovanni Matos. Sub-Director

• Licda. D'anyeliz Vilorio Ramos

Equipo de apoyo

• Luis Carlos Mateo Valdez

• Gina Florentino

• Grace Potentini

• Cristal de los Santos

• Jessica Barrantes

• Nelson de León

• Julio Cesar Morfa

 

 

 

 

Top