Carlos Manuel Estrella: Reelección es maldición

11 Abril 2018

La mal llamada reelección es el derecho a volver a postular un candidato, es decir, la repostulación. En el país se entiende de manera errónea y por uso generalizado como facultad individual de tratar de continuar y/o perpetuarse en ejercicio del poder.

A lo largo de la historia política ha sido una maldición, preludio de épocas caracterizadas por autoritarismos, así como uso y abuso de recursos públicos, lo que ha degenerado en regímenes dictatoriales y sanguinarios, tales los casos de Rafael Trujillo (1930-61) y Joaquín Balaguer (1966-78).

No solo ha sido negativa en política, con la presidencia de la República como ejemplo, sino que en ámbito privado también tiene características cancerígenas particularmente en organizaciones sin fines de lucro cuyos directivos se perpetúan en el poder.

Existen entidades no gubernamentales cuyos directivos se llegan a creer, y buena parte del público inculto también, que son “propietarios” de esas asociaciones mutualistas y voluntariados de los que se sirven y utilizan recursos de todo tipo para beneficio particular. Todo por la mal llamada “reelección”.

Ser elegido y participar en la dirección pública tiene límites como todo derecho, no es absoluto ni eterno, así lo resaltan constitucionalistas europeos, como ejercicio comparativo, según acaba de informar el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El polémico Luis Almagro, citando la opinión consultiva de la Comisión de Viena, destaca que “la reelección no es un derecho humano en sí, sino que deriva del derecho a la participación política y no se vulnera con la imposición de límites de mandatos”, según las reseñas de prensa.

Top