Rafael Ciprián: Plazos laborales

14 Mayo 2018

La materia laboral se rige principalmente por la Constitución y las normas que conforman con ella el Bloque de Constitucionalidad, y particularmente por el Código de Trabajo, con sus reglamentos y resoluciones complementarias. Esas normas son claras y contundentes en sus ámbitos de aplicación. Sin embargo, hay mucha confusión entre los jueces y abogados laboralistas respecto a los plazos para interponer, por una parte, el recurso de apelación principal y, por otra parte, el recurso de apelación incidental.

Y esa confusión se profundiza más cuando se trata de las consecuencias que genera la interposición de las vías recursivas fuera de los plazos establecidos. El legislador ha establecido sanciones frente al incumplimiento de los tiempos en que deben ejercerse los derechos.

Recordemos que los plazos y los recursos son parte del derecho constitucional, aunque con reserva legal, al debido proceso, el derecho de defensa y la tutela judicial efectiva. Todos los jueces y abogados deben respetarlos y, más aún, garantizarlos.

Conforme al Art. 621 del Código de Trabajo, el plazo para apelar es de un mes, contado a partir de la notificación por medio de acto de alguacil de la sentencia que se desea impugnar. Y se interpone por medio de un escrito que se deposita en la secretaría de la Corte correspondiente, o sea, la del departamento judicial del juzgado de trabajo de primera instancia que dictó la referida sentencia.

El Art. 625 del mismo Código establece que en los cinco días siguientes al depósito de la apelación, el secretario enviará copia del escrito a la contra parte. El recurrente podrá notificar su recurso a la parte recurrida.

Y el Art. 626 del mencionado Código consagra el derecho de interponer la apelación incidental en un plazo de diez días, contado a partir de la notificación de la apelación principal. Al precisar el contenido del escrito de defensa, dice: “…3ro. Los medios de hecho y de derecho que la intimada oponga a los de la apelante, así como los suyos propios en el caso de que se constituya apelante incidental y sus pedimentos…”

La sentencia No. TC/0563/15, de fecha 4-12-15, del Tribunal Constitucional (TC) consagró el precedente de que cuando el recurso incidental se interpone fuera del referido plazo de los diez días, pierde su autonomía, se convierte en un accesorio del principal y, por tanto, sigue la suerte de este.

Muchos se resisten a acatar ese precedente. Alegan que no se aplica si el posterior recurso de apelación se interpone después de los diez días y dentro del mes del dicho Art. 621. Lo de incidental y accesorio en laboral le viene por ser segundo en el tiempo, aunque sea antes de cumplirse el mes.

Top