Spanish Chinese (Simplified) English French German Haitian Creole Hindi Italian Portuguese Russian

Siempre he escuchado que para pelear se necesitan dos y que tropas aliadas no se enfrentan y menos por algo que no es cierto, que yo no dije y que es insostenible con el tiempo, es la posición que he mantenido desde el primer momento en que se me notificó que la intachable y virtuosa dama presidenta de la Cámara de Diputados, Yomaira Medina, me estaba demandando por supuesta difamación e injuria, aberración que nunca he cometido.

Los dramáticos acontecimietos que mantienen la democracia brasileña al borde del colapso, tuvieron su origen en la acusación que por financiamiento ilegal de campaña y compra de votos de legisladores formuló el Ministerio Público ante el Tribunal Supremo contra 38 dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) y de partidos aliados, durante el primer gobierno de Luiz Ignacio Lula da Silva.

En la materia de los contratos electrónicos las partes no cuentan con el tradicional medio de prueba de un escrito físico del Código Civil, sino que de lo que se dispone es de un documento electrónico. De ahí que para la práctica de la prueba de estos contratos se generen peculiaridades que bien vale la pena ponderar.

En la entrega anterior de esta columna, sostuvimos el criterio de que la marcha del día 22 de enero recién pasado no estuvo dirigida formalmente contra el presidente de la República, licenciado Danilo Medina, sino contra el sistema de administración de justicia. Esto es, por una parte, contra el Ministerio Público (MP), representado por el Procurador General de la República (PGR). Y, por la otra parte, contra los jueces del orden judicial.

Con la marcha del domingo 22 y los reclamos por el escándalo de corrupción y complicidad del estado en el caso Odebrecht, el pueblo dominicano le envió un mensaje muy claro al presidente Danilo Medina, pero este no lo entendió porque se hace el ciego, sordo y mudo, para no escuchar las demandas y quejas de la gente que tenía cifradas las esperanzas en él.

El título sería “El fugaz poder del Tribunal Constitucional” si no fuera porque en nuestra cultura presidencialista la institución es sustituida por el presidente, que en el caso del Tribunal Constitucional es Milton Ray Guevara.

Página 6 de 97
Top