Spanish Chinese (Simplified) English French German Haitian Creole Hindi Italian Portuguese Russian

Hace 4 años el equipo de Quisqueya nos llenó de orgullo al ganar el Clásico Mundial de Beisbol; la actual edición de tan importante torneo no ha sido la excepción. Ningún dominicano esconde su satisfacción por los logros del equipo.

Una sociedad dividida en bandos, se une alrededor de su deporte insignia, la pelota, en el que no hay dudas que somos los mejores del mundo. Estos astros del diamante nos hacen gritar a unisonó: “Que somos dominicanos.”

La corrupción es un cáncer que ha hecho metástasis en el cuerpo social del país y la mayoría de los países del mundo, el caso Odebretch que salpica a tantos gobiernos es solo la punta del iceberg; en República Dominicana el soborno para obtener obras públicas ha sido una constante en todos los gobiernos, desde la dictadora de Trujillo hasta el advenimiento de la democracia. Muchas fortunas privadas en el país se han forjado al amparo de los gobiernos, desde Lilís hasta nuestros días, se han enriquecido políticos, también militares y policías; sin embargo en la historia del país ningún gobierno ha hecho tanto a favor de la transparencia y la reducción de la corrupción que las administraciones del PLD.

Recientemente, el Ingeniero Miguel Vargas Maldonado, Ministro de Relaciones Exteriores, se refirió a la posible apertura de un nuevo consulado en Orlando, Florida. De abrirse ese necesario consulado, una considerada cantidad de dominicanos que hacen vida en ese dinámico centro económico y comercial norteamericano, tendrían la facilidad de resolver sus problemas y sus trámites de negocios, entre otros problemas de intercambios financieros y migratorios.

De los 788 millones de dólares que Odebrecht admitió haber desembolsado para el pago de sobornos, con el objeto de obtener beneficios y concesiones en 25 países de América Latina, Africa, Estados Unidos y Canadá, 92 corresponden a República Dominicana.

Pelegrín Castillo advirtió sobre los riesgos de que en los hechos el Registro Civil pase a control de los organismos internacionales con el apoyo del debilitado gobierno dominicano, lo que consideró un hecho muy grave que debe ser enfrentado enérgicamente por los dominicanos. 

Inmediatamente detonó el escándalo Odebrecht en nuestro país, inicio un estallido social reclamando el fin de la impunidad; todos estamos hastiados de que no haya sanciones contra los que practican la corrupción administrativa.  

La constructora brasileña tuvo obras en los tres gobiernos de los últimos tres presidentes, dígase Hipólito Mejía, Leonel Fernández y Danilo Medina. Mientras el actual comandante en jefe de la nación se refirió al caso en su rendición de cuentas el pasado 27 de febrero, aunque complaciendo a un sector de la sociedad, dejo a otra con el mal sabor de no ver algo conciso; algo común en las democracias.

Página 2 de 96
Top