Spanish Chinese (Simplified) English French German Haitian Creole Hindi Italian Portuguese Russian

La asamblea constituyente, como figura político-jurídica, es siempre un fantasma que estremece los cimientos de todas las sociedades en crisis. Suele ser invocada por los que no controlan el poder político, con la finalidad de abrir un espacio de lucha que les permita desplazar a los sectores dominantes. Pero una vez que llegan al poder, entonces le temen a la constituyente y prefieren asambleas revisoras de la Carta Magna.

Una queja constante alrededor de la educación en República Dominicana se dirige hacia la forma aburrida en que se imparten las materias por parte de muchos profesores y maestros, quienes simplemente entregan formularios y apuestan por la memoria de un muy reducido número de personajes y hechos históricos relevantes.

Decía la madre Teresa de Calcuta que a todos los seres humanos les envejece la piel, el pelo le cambia de color, el surco del tiempo se le marca en el rostro, se ralentiza el caminar y otras muestras de los años; pero el espíritu no envejece.

En todo proceso judicial, o sea, en cualquier pleito que se lleve ante un tribunal para que se determine, después de agotar las formalidades del debido proceso, cuál de los litigantes ha actuado conforme a la ley, no basta con tener razón ni derecho. Hay que saber demostrar lo que se plantea. En justicia, no basta con alegar, hay que probar, conforme al artículo 1315 del Código Civil. Y después de probar, hay que aprender a imponer lo decidido, con la ejecución de la sentencia.

La semana pasada se alborotaron las avispas producto de las declaraciones del senador por Azua, Rafael calderón; al momento de vociferar que si el presidente Danilo Medina Sánchez es garante de la victoria del Partido de la Liberación Dominicana, al referirse a los comicios del 2020, debe ser modificada la Ley Sustantiva.

Recientemente el Gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, se reunió con la Liga de Asociaciones de Ahorros y Préstamos, donde los directivos plantearon la pérdida de participación en el mercado porque la Ley Monetaria y Financiera limita las operaciones de esas entidades y las coloca en situaciones de desigualdad frente a otras instituciones del sector financiero; frente a ese planteamiento el Gobernador se comprometió a reintroducir ante la Junta Monetaria el proyecto de conversión a las asociaciones que voluntariamente quieran transformarse en una de las figuras contempladas en la Ley.

Página 2 de 120
Top