El VIH y fumar son una combinación letal para los pulmones

20 Septiembre 2017

Los pacientes con VIH que toman sus medicamentos pero que también fuman tienen alrededor de 10 veces más probabilidades de morir de cáncer de pulmón que de causas relacionadas con el SIDA, estima un estudio reciente.

Los antirretrovirales que salvan vidas han mejorado la esperanza de vida hasta el punto que ahora los pacientes tienen más razones para temer del tabaco que del VIH, señaló el investigador líder, el Dr. Krishna Reddy.

"Gracias a los antirretrovirales, las personas con VIH viven más tiempo", dijo Reddy, pulmonólogo y médico de atención crítica en el Hospital General de Massachusetts, en Boston. "La mala noticia es que ahora viven lo suficiente como para desarrollar un cáncer".

Según los nuevos hallazgos, la cesación del tabaquismo debería ser un enfoque del tratamiento, dijeron Reddy y sus colaboradores.

Más de un 40 por ciento de las personas con VIH son fumadoras, una tasa que es de más del doble que la de la población general, señaló Reddy.

El fatalismo y la depresión entre los pacientes con VIH con frecuencia les llevan a adoptar el hábito, aunque la amenaza del VIH se ha reducido de forma significativa entre los que toman sus medicamentos según las indicaciones, dijo Reddy.

Una revisión de las evidencias publicada en mayo en la revista The Lancet encontró que los pacientes con VIH que toman la terapia antirretroviral tienen excelentes probabilidades de llegar a la vejez. Por ejemplo, una persona promedio de 20 años de edad que comience el tratamiento hoy vivirá hasta los 60 años y algo, encontró la revisión.

"En el pasado, la mayoría de personas no vivían lo suficiente como para enfrentar las consecuencias de fumar. No era habitual pensar que fumar fuera una amenaza para su salud", dijo Reddy. "Lamentablemente, la gente con VIH sigue pensando que como tiene el VIH y eso acabará con su vida, no importa que fume".

Reddy y sus colaboradores crearon un modelo computarizado para hacer una previsión del riesgo de cáncer de pulmón en las personas con VIH, tomando en cuenta si eran fumadores actuales o ex fumadores, y cuántos cigarrillos al día fumaban.

Estudios anteriores han mostrado que la infección con el VIH aumenta el riesgo de cáncer de pulmón independientemente del tabaquismo, dijo Reddy.

Tanto el humo del tabaco como el VIH fomentan la inflamación y las infecciones en los pulmones, lo que aumenta el riesgo de cáncer. "Si se juntan, el riesgo sube mucho", advirtió Reddy.

El equipo de investigación encontró que casi un 25 por ciento de los pacientes con VIH que toman sus medicamentos pero que siguen fumando fallecerán de un cáncer de pulmón. Los fumadores empedernidos tienen un riesgo incluso más alto, ya que más o menos un 30 por ciento mueren de cáncer de pulmón.

En general, las personas con VIH que fuman y que cumplen su régimen de medicamentos tienen de 6 a 13 veces más probabilidades de morir de cáncer de pulmón que de VIH/SIDA, dependiendo de qué tanto fuman y de si son hombres o mujeres, reportaron los investigadores.

"Resulta que el cáncer de pulmón es ahora una de las principales causas de muerte de las personas con VIH, sobre todo entre las que están en tratamiento", dijo Reddy.

Dejar de fumar puede alterar esas probabilidades de forma drástica, encontraron los investigadores. Se anticipa que solo más o menos un 8 por ciento de los fumadores empedernidos que dejaron de fumar antes de los 40 morirán de cáncer de pulmón, y las probabilidades son incluso mejores para los que fuman de forma moderada o leve, dijeron los investigadores.

El modelo computarizado "defiende con firmeza un aumento en los esfuerzos de cesación del tabaquismo en los centros que tratan a las personas infectadas con VIH", planteó el Dr. Norman Edelman, aseos científico principal de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).

"Creo que las clínicas y los centros que atienden a los pacientes con VIH deben añadir la cesación del tabaquismo a su caja de herramientas", señaló Edelman. "Es igual de importante que asegurarse de que los pacientes coman bien y que otros agentes los protejan de las infecciones".

Los pacientes y los médicos deben adoptar una nueva mentalidad sobre los riesgos relativos del VIH ante los adelantos médicos, aconsejó Reddy.

"Cuando se trata de la gente con VIH, no se le da demasiada importancia a fumar", dijo Reddy. "Con frecuencia está más bajo en la lista de prioridades cuando, de hecho, hoy en día la principal causa de muerte de una persona con VIH que recibe el tratamiento no es el virus. Es fumar".

El nuevo estudio aparece en la edición del 18 de septiembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Krishna Reddy, M.D., pulmonologist and critical care doctor, Massachusetts General Hospital, Boston; Norman Edelman, M.D., senior scientific advisor, American Lung Association; JAMA Internal Medicine, Sept. 18, 2017

 

HealthDay

Top