Vida y Estilo

4 cuidados que debes tener si tienes el cabello teñido

Pintarnos el cabello es algo muy frecuente en las mujeres. Lo hacemos para cambiar de look o para ocultar las canas y rejuvenecer. Sin embargo, el cabello teñido amerita cuidados especiales y te decimos cómo cuidarlos.

Aunque a primera hora nos parezca que la melena nos quedó radiante con el nuevo color, si no le prestamos la atención necesaria, el tinte puede dañar el cabello.

Provoca unas hebras más frágiles y sensibles. Pueden resecarse y volver el cabello áspero y opaco.

4 cuidados que debes tener si tienes el cabello teñido

1.- No laves demasiado tu cabello teñido

Lavar el cabello teñido todos los días puede provocar que este pierda el color, así como la grasa natural que amerita para lucir sano y brillante.

© Proporcionado por Nueva Mujer

2.- Elige un champú especial

Luego de teñirte el pelo no puedes lavarlo con cualquier tipo de champú. Necesitarás un producto que contenga fórmulas suaves que nutran las fibras del cabello, fijen el pigmento y reduzcan la oxidación.

3.- Hidrata tu cabello

Uno de los mayores problemas del cabello teñido es la deshidratación. La melena con tinte tiende a secarse más y, sin los cuidados adecuados, puede lucir áspera y sin brillo.

Cabello teñido© Proporcionado por Nueva Mujer Cabello teñido

En el mercado existe una gran variedad de tratamientos hidratantes para el cabello, pero también puedes hacer unas mascarillas naturales (las de pulpa de aguacate son excepcionales). Aplícate una hidratación profunda al menos una vez a la semana y verás cómo tu melena siempre lucirá sana y radiante.

4.- Disminuye el uso de secadoras y planchas

Cabello teñido© Proporcionado por Nueva Mujer Cabello teñido

El secador y la plancha son herramientas muy empleadas por las mujeres para darles la forma que desean.

Sin embargo, si tienes el cabello teñido lo más recomendable es que reduzcas al máximo este tipo de procedimientos porque tu melena es más sensible a estos aparatos y pueden afectar su color y apariencia. No los uses de forma excesiva.

Fuente: Nueva Mujer

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba