Actualidad

El desesperante llanto de las madres en la puerta de la cárcel de La Victoria

En las inmediaciones de la cárcel de La Victoria, las escenas que protagonizan las madres de los presos, son desgarradoras.

La desesperación y la angustia de estas madres empezaron el pasado lunes cuando se enteraron de que en un sector del centro penitenciario se produjo un incendio de gran magnitud.

Decenas de madres, abuelas, hermanas y novias se aglomeraron frente a la prisión, con la esperanza de recibir por parte de las autoridades penitenciarias alguna información sobre sus allegados.

Para la tarde de ayer ya había 12 muertos y docenas de personas heridas, según el reporte oficial dado este martes. La prensa pudo hablar con las personas reunidas frente a las instalaciones.

“Yo estoy desesperada, ya no puedo más, me duele el pecho, no se haya Carlos Manuel. Dios mío ayúdame yo me estoy muriendo”, eran los llantos de una madre que no tenía noticia del paradero de su hijo recluido en La Victoria.

Hincada y con los brazos abiertos, la señora le pedía ayuda a Dios para encontrar con vida a su hijo y a su sobrino.

Otra madre, que lloraba desesperadamente y caminaba de un lugar a otro visiblemente angustiada, expresó que necesita urgentemente saber el paradero de su hijo.

“Mi hijo me asfixia. La última vez que supe de él fue el lunes que me mandó una nota de voz diciéndome: mami hay bobo aquí”, manifestó.

Como estas dos señoras hay decenas de madres instaladas en las inmediaciones de la cárcel con la esperanza de que algún oficial les dé buenas noticias.

Llegó un momento en que los parientes de los reclusos formaron una pequeña manifestación exigiendo información por parte de las autoridades.

Al día siguiente, personal de la Procuraduría General de la República, en coordinación con agentes penitenciarios, identificó a los familiares de los internos en las áreas 1, 2, 3 y 4 del Patio de La Victoria, donde se originó el incendio.

Después de horas de incertidumbre, las autoridades permitieron el acceso al recinto sólo a los familiares de los internos en la zona afectada por el siniestro.

“Mi hijo está vivo, está vivo”, manifestó con alegría una madre luego de salir del recinto.

MP se solidarizó con los familiares

La procuradora general de la República, Miriam Germán Brito, calificó de lamentable lo ocurrido en la Penitenciaria Nacional de La Victoria, donde 11 internos perdieron la vida.

“Lamentamos esta situación y nos solidarizamos con los afectados por el siniestro y con el dolor que atraviesan en estos momentos los familiares”, expresó Germán Brito a través de un comunicado de prensa publicado por la Procuraduría General de la República.

La titular del Ministerio Público sostuvo que, todavía este martes los organismos competentes realizan trabajos en el área afectada por las llamas y se espera el informe final que deben entregar los organismos de investigación.

La crisis empeora en La Victoria

Hambre, enfermedades, retardo procesal y desidia es la mezcla que se da cada día en la Cárcel de La Victoria donde conviven 7,608 reos, cuando la capacidad del centro es de 2,103.

La crisis penitenciaria que atraviesa esta cárcel está en sus peores niveles. No sólo por los hechos violentos que suceden dentro del centro o por las bandas criminales que operan en el recinto penitenciario, sino también por las múltiples enfermedades que padecen los reclusos y el estado de hacinamiento en el que conviven.

No creen que el incendio se deba a un cortocircuito

Hasta este momento, las autoridades mantienen la hipótesis de que un cortocircuito en un sector de la cárcel, supuestamente, originó un incendio. Insisten en que todo está controlado.

Sin embargo, el defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, aseguró que no es posible que se establezca que la causa que provocó el incendio en la cárcel de La Victoria haya sido un cortocircuito.

Durante la entrevista Despierta con CDN, Ulloa afirmó que es imposible que el reporte de la causa haya salido cuando el penal todavía estaba en llamas.

Afirmó que llama poderosamente la atención que el incendio ocurra semanas después de que se haya instalado una nueva encargada.

Advirtió que hay que considerar que la coronela María Gil asumió hace dos o tres semanas, luego del escándalo con las parábolas y a raíz de que el defensor del Pueblo pidió que se suspenda e investigue a toda la dotación.

De igual manera, el presidente de la Comisión de los Derechos Humanos, Manuel María Mercedes, no descarta manos criminales detrás del incendio.

El defensor de los derechos humanos, consideró que por todos los intereses que se manejan ahí dentro, podría haber una mano criminal que haya provocado el siniestro que hasta el momento ha dejado 11 muertos.

Fuente: el Caribe

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba