Internacionales

Acusan al grupo rebelde M23 de matar cuatro niños en campos de desplazados de RD del Congo

Los incidentes ocurrieron en el campamento de desplazados de Zaina, a unos dos kilómetros de la localidad de Sake

Un grupo de la sociedad civil de la República Democrática del Congo (RDC) acusó hoy al rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23) de haber matado con bombas a cuatro niños en un campamento de desplazados del este del país, en medio de intensos combates contra el Ejército por el control de varias localidades.

«Desde la colina de Karongora, que está bajo su control, los rebeldes del M23 lanzaron una bomba que mató a tres personas, todos ellos niños, este lunes, y dejaron catorce heridos que tuvieron que ser trasladados rápidamente para recibir tratamiento», aseguró a EFE el portavoz de un grupo de la sociedad civil de la zona, Julien Kiangumba. Añadió que un cuarto niño murió de una manera similar este martes.

Los incidentes ocurrieron en el campamento de desplazados de Zaina, a unos dos kilómetros de la localidad de Sake, donde el M23 libra intensos combates por su control.

«Mientras hablo, toda la ciudad de Sake está vacía. Los pocos residentes que quedaban se han marchado a medida que se acercaban los combates. Además, los desplazados que encontraron refugio en Zaina están huyendo a Goma (la capital de la provincia de Kivu del Norte)», dijo Kiangumba.

EFE intentó ponerse en contacto con los portavoces del M23, pero no obtuvo ninguna respuesta.

El grupo insurgente, sin embargo, emitió este martes un comunicado en el que pedía a la población de Sake «mantener la calma y seguir con sus asuntos».

«El M23 viene a protegerles contra esas fuerzas del mal con sus armas pesadas, drones y tanques de batalla que sólo matan a mujeres, niños y ancianos todo el día», afirmó el portavoz del ala política de los rebeldes, Lawrence Kanyuka, sobre el Ejército congoleño, las milicias que ahora colaboran con los soldados y la fuerza de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC) desplegada en la región.

El M23 reactivó los combates el pasado 1 de octubre, después de meses de calma relativa. Desde entonces, ha avanzado por varios frentes hasta situarse a unos veinte kilómetros de la ciudad de Goma, que ocupó durante diez días en 2012, antes de retirarse por la presión de la comunidad internacional.

Los insurgentes han tomado el control de las carreteras principales que unen el resto del país con esa estratégica capital provincial, de más de un millón de habitantes y base de numerosas ONG internacionales e instituciones de las Naciones Unidas.

Sus combates también han desencadenado graves tensiones entre la RDC y Ruanda por la presunta colaboración de Kigali con el grupo rebelde, un extremo que las autoridades ruandesas siempre han negado, pese a haber sido confirmado por la ONU.

A su vez, Ruanda y el M23 acusan al Ejército congoleño de cooperar con las rebeldes Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), fundadas en 2000 por cabecillas del genocidio de 1994, y otros ruandeses (hutus) exiliados en RDC para recuperar el poder político en su país. Esa colaboración también ha sido confirmada por la ONU.

Desde 1998, el este de la RDC está sumido en un conflicto alimentado por milicias rebeldes y el Ejército, a pesar de la presencia de la misión de paz de la ONU en el país (Monusco).

Fuente: EFE

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba