Reporte Ciudadano

Alcantarillas sin tapas causan accidentes

El robo de tapas de alcantarillado en las avenidas y calles de este municipio constituye un problema no solo para los que peatones, sino también para conductores de bicicletas y motores que han resultado con lesiones de gravedad.

El caso más reciente es del ciclista Octavio Noesí Peña, quien permanece interno en la clínica Corominas con una fractura en el pómulo izquierdo y heridas en el cráneo. Noesí Peña resultó lesionado al caer en un hoyo en la avenida J. Armando Bermúdez cuando circulaba en su bicicleta. En un recorrido. reporteros de elCaribe constataron como vías tan importantes como la avenida Estrella Sadhalá se han robado las tapas de hierro en un amplio tramo. También se presenta una situación similar en las calles de los sectores Ensanche Libertad y El Inco. Además, las avenidas 27 de Febrero, Juan Pablo Duarte, Hispanoamericana y Mirador Yaque están entre las más afectadas y se ha requerido nueva colocación en varias oportunidades.

Alternativas

Para que pueda visualizarse, en ocasiones los comunitarios en estos lugares, decidieron colocar neumáticos o ramas de árboles en los orificios para llamar la atención de peligro a los transeúntes. Mientras que las tapas que son sustraídas de las aceras, ha provocado que ancianos y no videntes resulten con lesiones.

Una de las instituciones más afectadas por el robo o a veces destrucciones de dichas tapas, es la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago que a lo largo de los años ha visto como han sustraído más de 250.

La Coraasan, durante la gestión de Hamlet Otáñez frente al organismo acuífero, decidió cambiar las tapas de hierro por plástico para tratar de disminuir la práctica, pero la medida no ha impedido que desaprensivos se sigan apropiando de ellas para venderlas.

Ladrones cargan con tapas de metal y plásticas

Cada tapa plástica tiene un valor estimado en 350 pesos. En mayo de este año, la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de esta ciudad (Coraasan) donó cien tapas al Ayuntamiento de Santiago de los Caballeros para ser usadas en los imbornales por donde circulan las aguas pluviales. Sin embargo, las medidas tomadas por las autoridades no han dado resultados.

Por: Miguel Ponce

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos