Internacionales

Almuerzo «improvisado» entre Macron y Trump para romper el hielo antes del G7

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el estadounidense, Donald Trump, comieron juntos, cara a cara, este sábado en Biarritz para atenuar sus diferencias antes el inicio esta tarde de la cumbre del G7, un encuentro que no estaba previsto inicialmente.

Los dos dirigentes se encontraron en el Hôtel du Palais de Biarritz, una elegante ciudad balnearia del suroeste de Francia que acoge desde el sábado hasta el lunes el G7.

Según el Elíseo, el almuerzo fue «improvisado» y tuvo lugar en la terraza del Hôtel du Palais donde Macron y Trump se sentaron solos en una mesa, a una decena de metros de sus acompañantes en la cumbre, como el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, y el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

«Es un G7 que llega en un momento de gran desestabilización en numerosas cuestiones», aseguró el presidente francés, quien habló del conflicto sirio y las tensiones entre Washington y Teherán como los principales temas de discordia entre Estados Unidos y los países europeos.

«También hablaremos sobre cuestiones económicas para que las cosas puedan calmarse lo máximo posible y encontremos buenas soluciones de forma concertada para afrontar la cuestión digital, climática y la igualdad entre el hombre y la mujer», añadió Macron.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos