Editoriales Invitados

Aprensiones inevitables

Si las tensiones por una extensa coyuntura electoral repleta de discordancias están restando dinamismo a la economía local; si los pronósticos apuntan hacia una recesión mundial y las exportaciones y el turismo están bajo efectos negativos, en la República Dominicana deben tomarse muy en cuenta tales lados oscuros. Y más aún si el gasto público crece excesivamente en año de elecciones y esta vez las ansias de seguir en el poder han cobrado inusitada intensidad. En vista de la falta de voluntad para actuar ante prolongados déficits de los sectores eléctrico y fiscal, el país no estaría en condiciones de continuar en la ruta de endeudamiento público en que ha vivido por más de dos lustros. Se ha faltado al compromiso de consensuar con contrapartes privadas las formas de superar niveles críticos en materia de energía, recaudaciones, gastos e inversiones.

No parece que se preste atención a las advertencias del Fondo Monetario Internacional que bien reconoce los indicadores positivos de crecimiento y estabilidad, en modo alguno pasa por alto las implicaciones a futuro de recaudaciones insuficientes para sostener altos niveles de gastos, no siempre de calidad, mientras se acrecientan los compromisos financieros con el exterior. República Dominicana busca prestado hasta para cubrir los servicios de la deuda y dedica más recursos a las acreencias que a imprescindibles capítulos presupuestales como el de la Salud.

El chinito no tuvo suerte

Está acusado de unos horrendos asesinatos y pasaron tres años desde la alevosía que le atribuyen con ocultación de dos cadáveres antes de que fuera atrapado lejos de aquí. Una intercomunicación de autoridades con seguimiento a ultramar hizo caer en las redes a Guo Sen Liang cuando nadie se acordaba de él. Su fuga terminó en la frontera entre Estados Unidos y México tras faltarle la suerte (si puede llamarse así) que ha asistido a otros notorios perseguidos.

Algunos de los más buscados corresponden a gruesos expedientes de tráfico de narcóticos y crímenes conexos, personajes de capacidad poco común para sortear obstáculos y lograr complicidades protectoras hasta llegar a escondites seguros. La inmunidad tiene un precio que requiere de mucho efectivo. Para todo lo demás suelen bastar las tarjetas de crédito.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos