Economía

Asociatividad: el elemento que puede subir el sector agropecuario al desarrollo

Punta Cana.-Representantes de organismos internacionales y de instituciones del gobierno destacaron aquí la importancia de la asociatividad para el desarrollo del sector agropecuario y para la obtención de mejores resultados entre los productores.

Se refirieron al tema los directores del Instituto Agrario Dominicano (IAD), Emilio Toribio Olivo; del Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario (FEDA), Juan Francisco Caraballo; el viceministro de Producción y Desarrollo Comunitario del Ministerio de la Presidencia, Juan Pumarol, así como representantes a nivel local del Banco Mundial (BM), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Pumarol destacó como elemento que une en el trabajo a las comunidades el tema de las Visitas Sorpresa del Presidente de la República informó que se han realizado a la fecha 263 de esos encuentros.

«Aumentamos la producción, fomentamos la asociatividad y contribuimos con la exportación. Hemos ayudado a que 30 proyectos estén en capacidad de exportar», indicó.

Mientras, Alessandro Legrottaglie, representante del Banco Mundial, sostuvo que esa institución promueve la alianza productiva y trabaja para fortalecer el vínculo con los productores.

Dijo que las dos metas gemelas del organismo son reducir la pobreza y promover la prosperidad compartida, lo que hace referencia a la actividad del banco que se enfoca al 40% de la población con ingresos más bajos.

“Entonces, toda la actividad del banco promueve la posibilidad en la clase social de reducir la pobreza. Y la asociatividad es elemento vital para ello», dijo.

Y agregó: «Es importante destacar que los accionistas del Banco Mundial son los gobiernos. El Banco Mundial no puede prestar directamente, pero sí a través de proyectos solicitados por los gobiernos. Los proyectos no son del Banco Mundial, sino del gobierno.

Lo que hace el banco es financiar los proyectos y proporcionar los técnicos y estudios que puedan ayudar a desarrollar los proyectos de manera eficaz», expuso.

Dijo que para el BM, el sector privado y la sociedad civil son dos socios fundamentales.

Desde su óptica en América Latina hace falta para ayudar a los agricultores y las asociaciones de productores, establecer y promover alianzas productivas y fortalecer los vínculos con los compradores.

De su lado, Carmelo Gallardo, representante de la FAO a nivel local, dijo que esa institución tiene en República Dominicana tres áreas muy claras de trabajo, que son: hambre y seguridad alimentaria, agricultura y desarrollo rural y gestión de riesgos y recursos naturales.

Resaltó que la asociatividad no es solo vinculada a la producción en término de mercado o de ingresos, sino que hay muchas iniciativas desde el ámbito de la sociedad. Planteó que «es importante unirnos todos para disponer de una cultura alimentaria más saludable».

Desde su punto de vista, asociarse siempre será un valor agregado cuando se busca alcanzar resultados.

Explicó que la FAO tiene un mandato a nivel global, a nivel de América Latina y de República Dominicana que le viene dado por los Estados. “No podemos andar inventándonos qué tipo de acción o qué tipo de actividad vamos a hacer. La manera nos la marcan el Gobierno y la sociedad y la manera en que trabajamos» indicó.

Mientras, Emilio Toribio Olivo, director del IAD,  señaló que desde la fundación del organismo, en el 1962, solo se habían incorporado cinco cooperativas. En la actualidad hay 64 cooperativas agropecuarias en proceso de incorporación.

Dijo el funcionario que hay 151 asociaciones campesinas estructuradas y 46 reestructuradas; de esas 151, 51 están conformadas por mujeres, beneficiando estas asociaciones a 12,775 socios y una carga familiar de 67, 785 personas.

El director del IAD y los demás funcionarios se refirieron al tema se exponer en el XX Encuentro Nacional de Líderes del Sector Agropecuario, con el lema a analizar este año: “La Asociatividad en el Sistema Agroalimentario Dominicano: Lecciones y Desafíos”, durante los días 4, 5 y 6 de agosto de este año en un complejo hotelero de la Región Este del país.

Toribio Olivo expuso el tema “La Asociatividad en el Marco de Políticas Públicas en República Dominicana: Lecciones Aprendidas con el Programa de Visitas Sorpresa”.

De su lado, Juan Francisco Caraballo, del FEDA, indicó que la asociatividad de los productores ha hecho que el sector se transforme, mejorando considerablemente el volumen de la productividad en cantidad y calidad.

Afirmó que el sector agropecuario dominicano ha experimentado cambios significativos en los últimos años, básicamente por el esquema de las Visitas Sorpresa  y el modelo asociativo de producción.

“La asociatividad tiene gran importancia, porque hace que haya una integración total de todos los miembros al trabajo productivo dentro de un proyecto de desarrollo; juega un rol de primer orden en el desarrollo del capital social y humano”, explicó.

Caraballo agregó que la asociatividad es una estrategia orientada a potenciar el logro de ventaja competitiva por parte de una organización mediante la cooperación y el establecimiento de acuerdo entre organizaciones.

De su lado, el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Gilles Damais, dijo que el banco también tiene las puertas abiertas para promover la innovación a nivel tecnológico, financiero y social en beneficio de la República Dominicana.

Agregó que el BID tiene experiencias desde hace varios años en la República Dominicana donde ha colaborado con la creación del clúster de cacao; trabaja con cooperativas; está trabajando con Coopisur una planta de procesamiento de leche, está trabajando con otra cooperativa en Miches para el desarrollo de las actividades agropecuarias.

Dijo que ha estado trabajando con el tema de la Bolsa Agrícola de manera que el acceso de los productores a los mercados.

Por: Martín Polanco

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos