Columnas

Atención primaria, nutrición y consumo responsable

Por: Altagracia Paulino

La nueva visión de las políticas públicas de cara a la salud tiene el componente de la atención primaria, cuya misión es la prevención para evitar que las personas se enfermen y puedan disfrutar de una buena calidad de vida. La prevención es multidimensional y la nutrición es el principal de sus componentes.

¿Por qué la nutrición es el componente más importante? Ya nadie niega que la salud y las enfermedades estén relacionadas con la alimentación, como lo demuestran diferentes investigaciones realizadas tanto en Europa como en Estados Unidos.

La categoría de la nutrición es tan elevada que la llamada Dieta Mediterránea es la más popular y recomendada para todos, en especial para los adultos mayores, y de la que se dice puede prevenir la demencia y otras enfermedades relacionadas con la edad.

La Dieta Mediterránea está compuesta mayormente de productos integrales, frutas, verduras, aceite de oliva, pescado, una baja dosis de carne roja, poca azúcar y ejercicios todos los días.

Es necesario el componente educativo para que se entienda que cambiar de hábitos en la alimentación es imprescindible, y que además, es todo un proceso que debe comenzar desde la familia, continuar en las escuelas y en los centros de atención primaria.

Una política pública en este sentido debe contemplar aspectos muy importantes como la fabricación de necesidades, las cuales se expresan no en la repartición de las cuotas del mercado de las empresas, sino que se compite por la atención del cerebro y el corazón de los consumidores, como destaca la experta en Marketing, Nery Suárez Lugo, en un trabajo sobre salud y consumo.

Esto obliga a que desde la administración debe regularse la publicidad de los productos alimenticios, muchos de los cuales se promueven utilizando los nuevos conceptos como los códigos de la Responsabilidad social, pero en un paquete falso y engañoso.

Vivimos en un mundo cambiante, pero muy desigual; aterrizando en nuestro país, recomendar la Dieta Mediterránea a la población es casi un insulto, sin embargo, como los ecosistemas proveen los insumos que el principal actor de estos-las personas-necesitan para vivir, una tarea de los actores de la atención primaria es buscar cuales nutrientes y micronutrientes parecidos tenemos aquí e introducirlos en la dieta de los dominicanos.

La alimentación saludable está vinculada con el consumo responsable; y es también un desafío revolucionario porque nos compromete con el cambio de hábitos y de actitud. Parece que está en el ADN de los humanos la resistencia al cambio, pero así como nos impusieron y asumimos las comidas chatarra podríamos reiniciar el cerebro e introducir en él la nueva forma de alimentarnos.

En el campo de la atención primaria debe incrementarse el presupuesto para la salud estableciendo los centros que se requieren y dinamizarlos con todos los componentes implicados en lo que conocemos como prevención.
En la atención primaria, como está prevista en la ley, unas 25 mil personas tendrán un médico a su cargo, pero debe haber un psicólogo, un trabajador social, un nutricionista y un médico sustituto.

La población de 25 mil personas es muy alta si se compara con Cuba, donde a cada siete familias le toca un médico. Un centro de atención primaria no es para casos de urgencias, en esos casos el centro debería estar dotado para esos fines; se trata de atender a la población sana para evitar que se enferme. Los ciudadanos deben saber que tienen derecho a la atención primaria y deben exigirla ya.

Comentarios para este artículo

Etiquetas
Mostrar más

Otros Artículos