Editoriales Invitados

Atentos, pero sin alarma

Haití será siempre un tema de atención para la República Dominicana. Y lo será en todos los sentidos, pese a que hemos tenido una política más defensiva que ofensiva frente a la realidad de esa nación, cuya vecindad es inevitable.

Los haitianos son importantes por el comercio que tenemos con ellos, por el trabajo como mano de obra, por su inestabilidad institucional, por su situación social de salubridad y por su necesidad migratoria.

La inestabilidad haitiana hace que sea un tema muy sensible para los dominicanos, pero si bien eso es cierto, debemos estar atentos pero no alarmados. En un tiempo como en el que vivimos la divulgación de rumores y falsas informaciones sobre Haití es una barbaridad.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba