Cartas del Lector

Atracos y motociclistas

Señor director:
Cada día vemos ya sin asombro los trágicos y lamentables incidentes donde dominicanos y dominicanas pierde la vida debido a los atracos a mano armada que protagonizan indeseables en motocicletas.

La indignación de la ciudadanía es mucho mayor si en esos episodios delictivos, los que no parecen inmutar a las autoridades, quien pierde la vida es un niño.

La noche del pasado miércoles, un menor de tres años fue asesinado de un disparo que hizo uno de dos hombres que momentos antes habían asaltado a dos mujeres, a las que despojaron de celulares. El hecho ocurrió en el sector El Valiente, en Boca Chica.

En el país circula más de un millón de motocicletas, la mayoría sin lugar a dudas, sin la documentación necesaria, muchas utilizadas por sus propietarios en hechos delincuenciales de diferentes índoles, sin que quienes manejan los destinos del país hagan algo para remediar la situación que mantiene aterrada a la población.

Los que nos movilizamos en los diferentes sectores de la capital, tanto encumbrados como de niveles bajos ya estamos acostumbrados a los gritos de las personas atracadas y a la aceleración de las motos al cometer un atraco.

El auge de las motocicletas en el país fue aupado hace muchos años por la necesidad de un sector de la ciudadanía de transportarse por la falta de un sistema de transporte digno que cubra esa necesidad y por la incompetencia de los gobiernos que no se percataron de los problemas que podría crear la proliferación de ese transporte.

Este es un país donde todos los ciudadanos honrados y trabajadores se ven asediados cada día por cada una de las consecuencias de la multiplicación de las motocicletas, que para algunas empresarios ha sido un negocio lucrativo, pero que para República Dominicana es una desgracia sin fin.

Las autoridades gubernamentales, que se hacen la vista gorda con este problema, deben tomar el toro por los cuernos buscando soluciones que permitan salir de la desgracia de las motocicletas, sin pensar en cuáles intereses afectarían para que podamos avanzar. Los motores no son más que una señal del subdesarrollo en el que todavía estamos confinados.
Les dejo las soluciones a ustedes para que las piensen y si lo desean por favor llámenme que les voy a dar algunas.

Atentamente,
Christian Oviedo

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos

Ver también

Close