Editoriales Invitados

Atrapados en la informalidad

Con la convocatoria del Comité Nacional de Salarios para el próximo día 21 de febrero se iniciaría el proceso para concretar aumentos de los niveles salariales mínimos no sectorizados que incluyen al más numeroso sector laboral para lo cual se ha debido dar un paso previo ineludible para evitar decisiones que serían desproporcionadas; de espaldas a realidades. Es imprescindible revisar la clasificación por categoría para las micros, pequeñas y medianas empresas a fin de que asuman obligaciones para con los empleados que correspondan a sus dimensiones reales.

Los requerimientos de montos de capital, venta anual y número de empleados vigentes, y que deben ser revisados por mandato de la ley para fijar estatus, han dejado de corresponder al valor real hoy de los activos. Significa que cualquier pequeño negocio de nómina insignificante tendría que ser medido con la misma vara que a compañías de mayor inversión y operaciones. Muchas empresas de recursos irrisorios siguen siendo pequeñas o medianas y sus costos salariales, incluyendo la seguridad social, y el pago de impuestos no pueden corresponder a las categorías empresariales superiores. De hecho, el proceso que haría ingresar a la formalidad a muchas comercios y fábricas de poco inventario está frenado porque no resistirían los gastos de ser tratados como si desarrollaran actividades de mucho lucro y volumen. Sobreviven en la informalidad.

Por un apoyo sin desembarcos

Una Venezuela destrozada en lo económico y político, con un régimen apartado del proceder democrático que hizo huir a millones de sus habitantes, no debería, en adición, ser hollada por invasores. La solidaridad con un pueblo de orgullo nacionalista debe circunscribirse a las adhesiones que desde playas hermanas legitiman al presidente Juan Guaidó de mandato interino dispuesto por el Parlamento electo libremente. El señor Nicolás Maduro, así mencionado por el Papa por no merecer tratamiento de Estado, demostró con maniobras dilatorias que agotaron paciencias su falta de compromiso con el diálogo respetuoso. Como dirigente faccioso y antidemocrático no está en capacidad de propiciar una reconciliación restauradora de la institucionalidad. Las presiones internacionales deben mantenerse hasta hacerlo entrar en razón.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias