Diáspora

Autoridades inician cacería para capturar al novio de dominicana asesinada en Connecticut

Las autoridades norteamericanas dicen que el hombre podría encontrarse en RD

Mientras se iniciaba la cacería en Estados Unidos y República Dominicana para capturar al novio la joven Janet Avalo Álvarez (Irandy), de 26 años, encontrada muerta el pasado martes tras siete días de desaparecida, familiares y allegados lloraban por el horrendo crimen.

Janet Ávalo Álvarez y Alfredo Esmeril Peguero Gómez.
Janet Ávalo Álvarez y Alfredo Esmeril Peguero Gómez. ( )

Según las autoridades policiales de Waterbury en Connecticut, la joven dominicana fue estrangulada por su novio, Alfredo Esmeril Peguero Gómez, de 32 años. Ayer se emitió una orden internacional en contra del hombre. Se presume que se encuentra en la República Dominica, específicamente en el sector Los Minas, de donde es oriundo.

La policía de Waterbury dijo este miércoles que Ávalo Álvarez, desaparecida desde el 12 de noviembre y hallada muerta el pasado martes en un bosque en el pueblo de Wolcott, a unos 17 minutos del bar “Guakara Taína”, propiedad de ella y su novio, habría sido supuestamente estrangulada por este en las instalaciones del centro de diversión.

El jefe de la policía en Waterbury, Fred Spagnola, reveló que cámaras de seguridad captaron el vehículo de Peguero Gómez, rodando por el área donde fue hallado el cadáver de Janet.

Los investigadores dijeron, además, que se ha iniciado una cacería en todo Estados Unidos y la República Dominicana en busca de Peguero Gómez, cuyo carro fue encontrado en el parqueo del aeropuerto internacional Liberty de Newark en Nueva Jersey.

Janet, fue vista por última vez la noche del 12 de noviembre. El 13 sus familiares la reportaron como desaparecida y un día después la Policía comenzó la búsqueda por tierra, aire y agua, auxiliada por brigadas comunitarias en las que participaron docenas de civiles.

La Policía dijo que, aunque la pareja no tiene historial de abuso doméstico, ambos discutían a diario por asuntos de dinero y en relación con el negocio, según versiones de los empleados y vecinos.

Por: Miguel Cruz Tejada

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba