Actualidad

Bajo una dicotomía los restos de Cristóbal Colón

SEVILLA, España. ¿Los restos de Cristóbal Colon están en la catedral de  Sevilla, España, o en el faro a Colón en Santo Domingo Este, República Dominicana?

Parece ser que este debate estará siempre presente y que el enigma permanecerá en el tiempo.

Resolver esa ecuación es difícil, porque hay que despejar la incógnita. Y para esclarecer el caso, se necesitan voluntades.

Los historiadores españoles sostienen que los huesos  conservados en la catedral de Sevilla son los reales de Colón. Ellos así lo afirman por resultados de una prueba de análisis de ADN,  hecha  2006.

Mientras, que República Dominicana asegura que las cenizas guardadas en el mausoleo del Faro a Colón, en Santo Domingo Este, son las auténticas. Los historiadores dominicanos basan su afirmación en una caja encontrada en 1877 en la catedral de Santo Domingo con restos de huesos y una inscripción  que  en su interior se  leía “Cristóbal Colón”.

Las autoridades dominicanas mantienen que los restos del navegante nunca salieron de Dominicana, sino que los españoles se llevaron a Cuba los restos de otro familiar de Colón que estaban enterrados en la catedral dominicana.

Miembro de la Armada Dominicana hace guardia en la tumba de Colón en Santo Domingo Este.
Miembro de la Armada Dominicana hace guardia en la tumba de Colón en Santo Domingo Este.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tumbos

Cristóbal Colón murió en Valladolid, el 21 de mayo de 1506, tras sufrir un paro cardíaco. El cuerpo de  Colón fue  sepultado en el convento de San Francisco en Valladolid. Luego en  1509 sus restos fueron trasladados al monasterio de La Cartuja, en Sevilla. De ese lugar, en  1523, María de Toledo trasladó el cuerpo de su esposo Diego Colón y el de su suegro Cristóbal Colón  a Santo Domingo y los depositó en el presbiterio del Altar Mayor de la Catedral de Santo Domingo, para cumplir con la voluntad del navegante.

Hay una versión que dice que el cuerpo de Cristóbal Colón fue exhumado en 1795 y llevado a Cuba, donde fue enterrado en la catedral de La Habana y que luego de  Cuba lograr su independencia de España en 1898, los restos de Colón fueron llevados a  la catedral de Sevilla.

En Santo Domingo las autoridades sostienen que los restos mortales  del descubridor de América nunca fueron sacados de la capital dominicana y que los españoles se llevaron a Cuba los huesos de otro familiar de Colón, probablemente de su hijo Diego o de un  nieto que se llamaba Cristóbal Colón. Los dominicanos aseguran que tienen los restos del navegante, sobre la base de  pruebas documentales e históricas.

 En unas declaraciones hechas en Santo Domingo al periódico londinense BBC Mundo, el 19 de octubre de 2019, el entonces  viceministro de Patrimonio Cultural de República Dominicana, Federico Henríquez Gratereaux, al referirse a la petición de España de analizar los restos que se encuentran en Santo Domingo, dijo que esta no se puede permitir por tratarse de pruebas “sumamente especializadas, que no se pueden hacer en todos los países”.

Tanto España como República Dominicana siguen asegurando a día de hoy que los restos mortales de Colón permanecen en su territorio.

Catedral de Sevilla

El panteón con lo que dicen los españoles son los restos de  Colón no es únicamente la atracción en esta catedral. Pero se pudo observar que este mausoleo fue el más visitado por los turistas españoles y extranjeros.

La catedral de Sevilla, construida en el siglo XII, es el templo gótico más grande del mundo.  Entre otros encantos cuenta con la Giralda, el Patio de los Naranjos, 10 puertas; la Puerta de la Asunción, que es la principal de la catedral y la Puerta del Perdón, la más antigua de todas y la única que se conserva de la vieja mezquita.

 La Catedral tiene cinco naves, la central con 36 metros y la del crucero con 40, que son las más altas. Entre las numerosas capillas y altares, una de las más sobresalientes es la Capilla Real, en la que se encuentra la imagen de la Virgen de los Reyes, patrona de la ciudad, además, en ella descansan los restos de  monarcas como Fernando III, su mujer Beatriz de Suabia, Alfonso X    El Sabio y Pedro I El Cruel, entre otros

Este templo tiene un patrimonio artístico muy rico, es considerado entre las mejores pinacotecas de España y pueden verse obras de Murillo o el retrato de San Fernando, El bautismo de Cristo o la Inmaculada; de Goya, Santa Justa y Rufina y otras obras de Alonso Cano, Francisco Herrera el Mozo y Luis de Morales, entre otros.

Puede observarse, también, obras escultóricas como el Cristo de la Clemencia o de los Cálices, que es, según los críticos, obra cumbre del barroco sevillano. Esta ciudad  es una de las metrópolis españolas  con más monumentos catalogados en Europa.

El  ícono de la ciudad es la Giralda, que es  la torre campanario de la magestuosa catedral de Sevilla.

Fuente: El Nacional

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba