Justicia

Belga denuncia fue estafado por compañía dominicana por más de 11 millones de pesos

Un ciudadano belga, residente en el país desde hace cuatro años, denunció este martes  que fue estafado por una empresa dominicana por más de 11 millones de pesos.

Frederic Quidouce indicó que Caroline Diplan y Andrea Valdez, ejecutivas de la empresa Divalca, se han negado a pagarle los intereses generados por inversiones que hizo a través de esa compañía.

Dijo que las ejecutivas actuaron en complicidad con su exesposa, la dominicana Yulisa Fernández Polanco y que debido a eso está  pasando por una situación económica bastante precaria.

En ese sentido, llamó a las autoridades que regulan las inversiones en el país, a intervenir en este caso.

“Yo no tengo dinero, por el momento me queda, como dicen aquí, un chin de dinero para sobrevivir, como cancelaron todos los vuelos para llegar a mi país, yo me siento un poco perdido”, expresó a los periodistas en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

Quidouce explicó que desde mayo pasado Diplan y Valdez suspendieron el pago de los intereses, alegando que tiene un  proceso abierto de divorcio con la señora Yullsa María Fernández Polanco, a quien conoció por una red social.

«He invertido todos mis recursos en esa empresa de inversiones  por esa retención estoy quedando en la calle. Ya no tengo dinero para pagarla renta y mi comida», manifestó Quidouce, un profesional de la decoración.

El extranjero dijo que existe un proceso de separación legal pero que los capitales de sus inversiones fueron ganados en trabajos que realizó en Europa, muchos antes de casarse aquí en el país.

Sostuvo que inicialmente comenzó la inversión con cinco millones de pesos, durante un periodo de tres años, ya que le pareció que la tasa de un 2%  que le ofrecían era “bastante atractiva”, con lo que contaría con 100 mil pesos de intereses mensuales.

Agregó que luego colocó, a través de Divalca,  un millón de pesos y finalmente depositó cinco millones en una cooperativa de la región este del país.

Quidouce indicó que su abogado ya presentó a los ejecutivos de Divalca una intimación de pago para que sea saldada la cantidad retenida que asciende a RDS690,000.00.  La intimación advierte que, de no honrar la deuda, Diplan y Valdez serán sometidas a la justicia para que respondan en los tribunales la acción ilegal.

«Yo solo quiero que las principales ejecutivas de esa empresa, las señoras Andrea Valdez y Caroline Diplan, me entreguen el dinero generado por mis inversiones o que me devuelvan el total de mi capital que asciende a 11 millones de pesos», precisó.

Fuente: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba