Justicia

Cabo PN y sus cómplices habrían robado un millón 400 mil pesos a una mujer en Barahona

Un cabo, adscrito a la 21 unidad de la Dirección Regional Sur de la Policía Nacional, junto a tres personas asaltó a una mujer en su residencia de Caletón, Enriquillo, Barahona y la despojaron de la suma de un millón 400 mil pesos.

El cabo de la institución del orden público, que supuestamente formaba parte de la banda de atracadores fue identificado como Ronald Hosmeidy Cuevas, detenido cuando al emprender la huida junto a sus compañeros asaltantes, resbaló, cayó al suelo y se fracturó una de sus piernas.

El uniformado,  a quien se le ocupó un fusil M4, dos cargadores para esa arma con 43 capsulas, un cargador de fusil Fal con 20 capsulas y un teléfono celular, producto de las lesiones sufridas está interno en el Centro Regional Magnolia, antigua clínica Magnolia.

En interior del carro marca Honda Civic, color blanco, al ser requisado por las autoridades policiales fueron ocupadas ocho gorras de color negro.

Tres sujetos que acompañaban al uniformado, quienes enfrentaron a tiros a miembros policiales que les perseguían luego de cometer el atraco, lograron burlar la persecución policial entre las montañas. Dejaron el carro abandonado.

La voz de alarma

Fue la propia población la que dio la voz de alarma a las autoridades de que cuatro sujetos, entre ellos el cabo policial Cuevas, se transportaban en un carro por la carretera principal de la referida comunidad, en dirección a la ciudad Santa Cruz de Barahona, quienes vestían ropas e insignias de la DNCD, luego de cometer el atraco en Calentón, Enriquillo.

Los sujetos, armados con armas de fuego (largas y cortas), despojaron a una mujer de 41 años, residente en la citada comunidad, sorprendida en su residencia fue despojada de RD$ 1,400,000.00, pero no ofrece el nombre de esta.

Relatan que la patrulla actuante le hizo parada, pero estos no acataron la orden de los uniformados y emprendieron la huida, previo a dispararles a los agentes policiales, viéndose los agentes en la obligación de repeler la agresión.

Los disparos realizados por los uniformados impactaron la parte trasera del lado derecho de carro Honda Civic, color blanco, neumáticos delanteros y traseros, originándose una persecución hasta San Rafael, donde los asaltantes abandonaron el vehículo.

Los atracadores se internaron en unos matorrales, siendo apresado el chofer del vehículo, el cabo  policial Ronald Hosmeidy Cuevas, quien al emprender la huida junto a sus acompañantes asaltantes, resbaló cayendo al suelo, fracturándose una de sus piernas.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba