Columnas

Calendario y “reelección”

Por: Carlos Manuel Estrella

La candente pugna interna en el Partido de la Liberación (PLD) se complica con la camisa de fuerza que significan la ley de partidos, agrupaciones y movimientos políticos, así como la del régimen electoral en cuanto a plazos para definir precandidaturas y elegir candidatos.

La cuestión clave es la obsesión del sector de Danilo Medina por lograr la repostulación del presidente de la República, pese a la prohibición constitucional, enfrentada a la determinación opositora del grupo de Leonel Fernández quien aspira a volver a ser candidato del PLD.

La ley de partidos (33-18) fija plazos improrrogables para registrar precandidaturas en la Junta Central Electoral 45 días antes de la celebración de las primarias, es decir, el 22 de agosto próximo, y establece requisitos para ostentar una nominación, según el artículo 49 de esa legislación.

Hoy, el presidente Medina está impedido legalmente de ser precandidato según el numeral 2 de esa norma por cuanto no cumple a plenitud “los requisitos que establecen la Constitución y las leyes para ostentar un cargo de elección popular al que se aspira alcanzar”.

Si el sector danilista insiste en sus propósitos (nada hace pensar lo contrario) deberá agilizar la intención de reforma constitucional como único mecanismo para habilitar un tercer intento de reelección y agenciarse el apoyo de la mayoría agravada como quórum de la Asamblea Nacional Revisora.

Porque si para el 7 de julio, día en que legalmente inicia la precampaña, no ha sido salvado el impedimento constitucional para otra postulación de Medina, no habrá posibilidad de inscribirlo como aspirante interno en el PLD y, en consecuencia, quedaría truncado su intento de continuismo presidencial.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba