Salud

Cáncer de pulmón, tercero en índice de mortalidad en República Dominicana

Cada año se diagnostican en República Dominicana 1,379 casos de cáncer de pulmón y fallecen por esta causa 1,250 personas, de acuerdo a la farmacéutica Roche, que revela, además, que este tipo de cáncer, con una tasa de incidencia 7.7% y de mortalidad 11.5% a nivel nacional, representa el tercero en relevancia en el país.

“Se proyecta que para el 2040, aproximadamente 2,599 personas serán diagnosticadas con este tipo de cáncer, según datos de la Organización Mundial de la Salud”, explica Andrea Crespo, gerente médica de cáncer de pulmón para Roche Centroamérica y Caribe.

Los datos precisan que, por género, el cáncer de pulmón afecta en un 49% a mujeres y un 51% a hombres.  Agrega que la probabilidad de que un hombre padezca la enfermedad en el transcurso de su vida es de aproximadamente 1 en 15, en tanto que, para una mujer, el riesgo es un poco menor 1 en 17.

“Los hombres de raza negra son aproximadamente 15% más propensos a padecer cáncer de pulmón en comparación con los hombres de raza blanca. La tasa es aproximadamente 14% menor en las mujeres de la raza negra que en las mujeres de la raza blanca”, señala Crespo.

Continúa diciendo que, si se habla de impacto según edades, el cáncer de pulmón principalmente ocurre en las personas de edad avanzada, siendo 70 años, la edad media en el momento del diagnóstico.

“La mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer de pulmón tiene 65 años o más, un número muy pequeño tienen menos de 45”, subraya la gerente médica de Roche.

Sostiene que la exposición a gases de combustión o de sustancias químicas, haberse sometido a radioterapia o tener antecedentes familiares o personales de cáncer de pulmón pueden elevar la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

“La contaminación del aire, la emisión de gas radón, exponerse a productos de combustión de diésel, la presencia de arsénico en el agua, haber recibido radioterapia previamente, poseer antecedentes familiares, otras enfermedades pulmonares son factores de riesgo”, añade.

Los números incluyen tanto a fumadores como a no fumadores, aunque según los especialistas el riesgo es mucho mayor para los fumadores, de acuerdo a la experta.

“El fumado sigue siendo el factor principal de riesgo, un 80%, sin embargo, el 36% de los casos de este tipo de tumor no están ligados al fumado”, manifiesta Crespo.

El Observatorio Global de Cáncer (Globocan) revela que respirar el humo del fumador incrementa el riesgo en aproximadamente un 20%. “El humo de segunda mano se refiere al humo que exhala un fumador (humo directo) y el humo que proviene directamente al quemar el producto de tabaco (humo secundario), ambos contienen sustancias químicas tóxicas que pueden influir en el desarrollo de cáncer de pulmón”, puntualiza la doctora.

Los posibles efectos a largo plazo para la salud de los cigarrillos electrónicos aún no están claros, pero ya hay informes recientes de enfermedad pulmonar grave en algunas personas, tan graves como para requerir hospitalización, y algunas personas han muerto a causa de su enfermedad. “Los cigarrillos electrónicos son relativamente nuevos, y se necesita más investigación durante más tiempo para saber cuáles pueden ser los efectos a largo plazo, pero los cigarrillos electrónicos pueden irritar los pulmones y pueden causar efectos negativos en el corazón”.

El cáncer de pulmón en estadio temprano a menudo es asintomático. Las primeras señales de la enfermedad no son específicas y pueden confundirse con otras enfermedades. “Por eso, hay que estar pendientes de la siguiente sintomatología: tos persistente, falta de aliento, dolor al respirar y toser o pérdida de apetito y peso”.

El estilo de vida influye directamente en la prevención del cáncer de pulmón. Dejar de fumar tiene un efecto directo en la reducción del riesgo, hacer ejercicio también. “Se han realizado estudios que demostraron que mantenerse activo puede ayudar a protegernos contra cánceres de colon, mama, pulmón y endometrial”.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda a los adultos tener actividad física semanal de 150 a 300 minutos a intensidad moderada, o de 75 a 150 a intensidad vigorosa, o una combinación de ambas. “Lo ideal es lograr o incluso sobrepasar el límite superior de 300 minutos semanales”.

También limitar el consumo de alcohol es importante. “Cuando bebemos alcohol, el cuerpo tiene que descomponerlo. Durante este proceso, un subproducto químico que puede dañar las células permanece en el cuerpo. Beber demasiado alcohol también puede interponerse en el camino de los nutrientes saludables que nuestro cuerpo necesita”.

Fuente: El nuevo diario

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba