Cartas del Lector

Carbón y gas natural

El panel virtual que celebraron el lunes 24 de agosto, la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, el Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente, INSAPROMA, y el Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, arribó a la conclusión que es menos costoso convertir a gas natural a Punta Catalina que los gastos de operación y mantenimiento para controlar los impactos de la contaminación de la combustión del carbón de esta central.

Igualmente concluyó que los costos de los daños que producen las emisiones de dióxido de carbono y la contaminación de Punta Catalina en cambio climático, en salud, en la producción agropecuaria y en el medio ambiente es muchas veces mayor en un año que la inversión que sería necesaria para cambiar de combustible a esta termoeléctrica.

Según el reporte sobre el evento de las entidades, se destacó que la República Dominicana necesita convertir a gas natural a Punta Catalina y eliminar el carbón para la generación de electricidad, para hacer posible la incorporación masiva y eficiente de las energías renovables en la matriz eléctrica dominicana.

Mientras el carbón mineral sea el combustible de alrededor de la mitad de la electricidad, es muy difícil, por no decir imposible, que el país pueda acceder al desarrollo sostenible basado en la sustitución de los fósiles importados y contaminantes por las fuentes de energía limpias y renovables abundantes en el país como el sol, el viento y el agua.

En estos momentos la nación dominicana debe plantearse la recuperación verde teniendo como principal palanca a las energías renovables para enfrentar la triple crisis sanitaria, socioeconómica y climática que padece el país.

La conversión a gas natural de Punta Catalina es el punto de partida para reasumir el consenso logrado en el 2012 por la sociedad dominicana que plasmó la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo, 1-12 de descarbonizar la generación energética y la economía nacional que fue desconocido por la anterior administración con el absurdo retroceso de construir una termoeléctrica a carbón de 756 megavatios y en el lugar menos indicado, en Punta Catalina.

El presidente Luis Abinader debe tomar la decisión de convertir a gas natural la central Punta Catalina sin ninguna dilación, porque no existe ninguna otra solución, especialmente ante la gigantesca producción de cenizas tóxicas que se acumulan día a día, en inmensas montañas.

Por: Enrique de León

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba