Justicia

Casi 200 reclusos en la “carcelita”, una celda de menos de 20 metros cuadrados

El hacinamiento provoca desmayo y un desorden mayúsculo en el Palacio de Justicia de Santo Domingo Este

SANTO DOMINGO.-La sobrepoblación de internos en la “carcelita” del Palacio de Justicia de Santo Domingo Este, donde en menos de 20 metros cuadrados fueron encerrados cerca de 200 reos, provocó que uno de ellos sufriera un desmayo debido al calor y la falta de aire este domingo.

Debido al caso generado por esta situación, el juez de la Oficina de Atención Permanente de esa jurisdicción, Bernardo Coplin, tuvo que bajar de estrado y dirigirse hasta la celda donde los casi dos centenares de presos casi no podía respirar y menos moverse.

El magistrado le preguntó a uno de los agentes qué pasaba con un interno a quien le habían dictado orden de libertad y que aún seguían encerrado.

En medio del caos, uno de los internos sufrió un desmayo y tuvo que ser socorrido por los propios agentes, quienes a pesar de la situación no llamaron al Sistema Nacional de Emergencia 9-1-1.
Se trata de un ciudadano de nacionalidad italiana, a quien para reanimarlo
hubo que echarle agua con una manguera.

Entre los presentes provocó indignación ver que a pesar de que el reo estaba esposado y desmayado en el suelo, un agente policial le coloca un pie encima de las piernas.

Entre tanto, el resto de los reclusos protestaban por el hacinamiento que calificaron como inhumano.

El caos generado tras el desmayo de uno de los reos, motivó que el juez Bernardo Coplin bajara de estrado y fuera hasta la angosta celda. Foto: Elieser Tapia /El Día.

El caos generado tras el desmayo de uno de los reos, motivó que el juez Bernardo Coplin bajara de estrado y fuera hasta la angosta celda. Foto: Elieser Tapia /El Día.

El caos y la gran cantidad de reclusos en la llamada “carcelita”, que mide aproximadamente cuatro metros de ancho por cuatro de largo, dificultaba la labor en todo el Palacio de Justicia de Santo Domingo Este.

Por esta razón, el juez de la Oficina de Atención Permanente de esa
jurisdicción ordenó que se ejecutaran las decisiones que ordenaban la libertad, así como la que imponía prisión a determinados imputados. En medio de la discusión, llegó el vehículo que traslada a los presos a la cárcel de La Victoria y otros recintos penitenciarios.

Por: Teresa Casado / El Día

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba