Turismo

Cavernas que mueven el turismo en el Este

Esos espacios ya son lugares especiales para la explotación del ecoturismo y el turismo de aventura

Cuando nació y se comenzó a hablar de la industria sin chimenea, nadie pensó en la importancia y el interés que iban a dar los turistas y excursionistas a las cavernas, guardadas por la madre naturaleza, que ayer fueron lugares de refugios de nuestros aborígenes y hoy escenarios de excursiones culturales y paseos turísticos en la región Este.

Ocultas entre valles y praderas, en medio de pastizales, a orillas de ríos, en las riberas del mar y en las cimas de montañas, las cavernas ya son lugares especiales para la explotación del ecoturismo y el turismo de aventura.

Las que aguardan próximo al mar, en Los Haitises, son abrigos cálcicos con artes rupestres, que se han convertido en centro de peregrinaje al recibir visitas los 365 días del año.

Hay cavernas de estas que reciben las visitas de turistas y excursionistas de universidades, escuelas y liceos de todo el país, que buscan conocer sobre las pinturas antiguas o rupestres que se exhiben de manera uniforme desde hace más de cinco centurias.

Importantes ríos y riachuelos brotan de las entrañas de algunas de estas fosas, que son reservorio en su mayoría de los murciélagos.

Especialistas y guías turísticos, van describiendo a los visitantes, como lugares faraónicos, por la precisión en los trazos, que van definiendo los animales, insectos, roedores, que aparecen incrustados en sus paredes internas.

Más de 120 cavernas aguardan en montañas, llanuras y bosques de la región Este, atractivos que convierten la zona en un punto estratégico para la explotación del ecoturismo y del turismo de aventura.

Unas con ríos subterráneos, otras cargadas de petroglifos, escrituras en paredes, con cemies tallados en sus entradas e interiores, legados de nuestros antepasados, los taínos, con los que expresaban su ideología y su cultura.

En sus galerías de exhibiciones naturales, en salas y paredes, se apiñan estalagmitas y estalactitas, con formaciones, que obligan a hacerse fotos y filmes.

Las autoridades de Medio Ambiente no tienen un inventario preciso del número de grutas que puedan existir en las provincias Hato Mayor, San Pedro de Macoris, Monte Plata, El Seibo, La Romana e Higüey, pero turoperadores estiman superan las 120, que son ricas en valores culturales ancestrales.

Solo en El Grumo, una montaña a tres kilómetros al oeste del distrito municipal de Pedro Sánchez, El Seibo, se localizan 22 cavernas, a una altura de 531 metros sobre el nivel del mar.
Los socavones han sido bautizados con nombres folclóricos y de personajes conocidos en la zona por ser dueños de los fundos donde se avistan.

La Chiva, que debe su nombre, según la tradición, a que un agricultor criaba animales y una chiva cayó por un hoyo en 1935; El Zumbido porque cuando se lanza una roca va resonando y cae al agua subterránea.

La Ondanada, es un hoyo espiral y guarda una sala de más de 8 por 20 metros rectangulares; La Joya o Jengo, esa tiene petroglifos de tres culturas diferentes, de Los Araguayos; Los Plátanos está ubicada en salas o galerías espaciosas.

La Cueva Antonio, cuenta con cuatro salones con una pequeña sala donde se aprecian estalactitas de gran tamaño, a las que hay que esquivar al caminar por entre ellas: Cueva de Tile, con dos salas; Las Mellas, por ser descubiertas por una pareja de hermanas mellizas; Pamela, con cuatro espaciosas salas y donde las paredes parecen haber sido talladas o aplicado pañetes por su lozanía y suavidad.

El Majagual, es un recodo donde una vez se cree operó un hechicero, que dejó cantimploras, lozas y otros trastes antiguos, que hoy son atractivos del lugar.

En Hato Mayor
Fun Fun y Doña Ana

Son las cavernas más destacadas y conocidas en Hato Mayor del Rey, aunque existen otras 24 cavernas con salas espaciosas en medio de pastizales, montañas y bosques del distrito municipal de Yerba Buena.

La de Fun-Fun, localizada a unos 22 kilómetros al oeste de Hato Mayor del Rey es la más visitada por turistas nacionales y extranjeros, ya que es una aventura caminar varios kilómetros bajo tierra y por la ribera del río Almirante que atraviesa la caverna hasta su desembocadura en el río Casuí.

El aleteo y “funfuneo” de los murciélagos le dieron el nombre a la cueva Fun Fun, el monumento natural más espectacular del turismo de aventura que tiene Hato Mayor, declarada mediante la Ley 77-02 como la primera provincia ecoturística de la República Dominicana.

Está consignada como uno de los mejores destinos de turismo de aventura de la República Dominicana, siendo elegida por la generalidad de las empresas dedicadas a organizar actividades de aventuras.

Las cabalgatas y descender a la gruta es lo que más le gusta a los turistas, que ya adentro cambian de opinión al conocer de los chorros, charcos y cascadas entrelazadas en las rocas que existen en su interior.

Las cascadas subterráneas vienen dadas por lo accidentado del terreno, que se desprende de la zona de amortiguamiento de Los Haitises.

Abajo, en el fondo de la caverna, se experimenta el contacto directo con la naturaleza, al observar las estalactitas y estalagmitas.

Hay galerías que tienen bancos de piedras, como si alguien lo hubiera tallado, que sirven para el descanso del visitante.

En algunos puntos de su interior se vive un verdadero “cicloturismo”, por la llanura que se registran y que se articulan con los cañones de agua en medio de las rocas.

Se recorren caminos de tierra y accidentados por los peñones incrustados en las paredes, que sirven de escudo heráldico, a quienes osen caminar por el alargado túnel.

Los excursionistas se pasean a caballo por todo el perímetro de la gruta, a la cual hay que penetrar utilizando poleas.

Doña Ana

La de Doña Ana, 12 kilómetros al norte de Hato Mayor, en la comunidad del mismo nombre, se localiza en la cima de una montaña y es donde nace el rio Cibao, rodeada de un frondoso bosque. Es centro de excursiones escolares y científicas.
En la comunidad de Moña Gorry en Yerba Buena también hay una caverna, donde el ojo humano se deleita con las escrituras rupestres y las espaciosas salas o galerías que aguarda.

Los Haitises

Los Haitises es poseedor de una gran riqueza biológica e hídrica, existiendo en sus bosques e islotes decenas de cavernas y riachuelos, con formaciones extravagantes, que atraen a los mortales, especialmente extranjeros, a conocer sus interiores y aprender de la cultura taína, explicada por los guías, que magistralmente van explicando cada detalles de lo exhibido en cada socavón.

San Gabriel, La Arena, Puerta del Cielo, La Lechuza, están entre las más famosas de Los Haitises, en la ruta del sendero bosque húmedo y Cueva de la Línea o el Templo, por donde se puede acceder por un lado, caminar la espaciosa sala y abordar la embarcación por el otro lado.

Catedral de las cavernas

En los 1,600 kilómetros cuadrados de Los Haitises, la de San Gabriel se puede considerar como la “catedral”, entre las cavernas que existen en los innumerables mogotes o colinas con altura que oscilan entre 40 y 350 metros de altura.

Con su rostro frente al mar, a orillas de la bahía de San Lorenzo, esta gruta se ha convertido en temática, por la diversidad de arte rupestre, estalactitas y estalagmitas en su formación geológica en el área protegida.

En sus espaciosas galerías se aprecia un conjunto de artes rupestres, que la convierten en templo y universidad, donde los guías turísticos van dando cátedras de cada cosa encontrada en su interior.

Sus galerías o salones, como el propio mogote que la soporta es cárstico, de origen marino coralino, formada en el periodo terciario, hace alrededor de 50 millones de años.

Desde las dos puertas de acceso se aprecian los extravagantes montículos o eminencias en la bahía de San Lorenzo.

Fue utilizada por los aborígenes como viviendas o como centros ceremoniales, así lo legitiman los vestigios incrustados en pinturas y tallados de las paredes, que no dejan mirar a otro lado, que no sea a las imágenes que muestran que allí vivían seres humanos con cierto conocimiento cultural. Su piso es húmedo por el estiércol de murciélagos, pero este hueco bajo un mogote, nos dice que no hay otro lugar de su género, más atrayente en la zona.

Para llegar

Su recorrido ecoturístico se inicia llegando al embarcadero del río Caño Hondo, a 8 kilómetros al norte de Sabana de la Mar, de donde se parte por la carretera acuática-ecológica hasta precipitarse a la bahía San Lorenzo.

Al tomar la embarcación te verás hechizado por los mangles rojos y blancos, que van formando espectaculares formaciones con sus raíces y follajes, así como la gran cantidad de aves exóticas, nativas, migratorias y marinas que pernoctan su entorno.
Es realmente impresionante la excursión, y quien lleve cámara de fotografías y videos, podrá guardar recuerdos y momentos nunca antes vividos.

Se localizan en su interior restos arqueológicos, fundamentalmente de crustáceos y moluscos marinos.
En los estratos superiores de la caverna han aparecido también restos adscritos al periodo cerámico.

“Los tipos de cerámica son tanto ostionoides como chicoides, lo que confirma que las cavernas de la zona han sido lugar de habitación desde al menos tres mil años y se han visitado y utilizado con diferentes fines desde esta fecha hasta el presente”, explica Luis López Calcaño, guía turístico de Sabana de la Mar.

Diversas variedades de aves y peces, figuras humanas o deidades estilizadas, constituyen la médula central del conjunto pictórico de la caverna San Gabriel.

Boca de Tiburón

Es una singular y atractiva caverna. Su entrada se asemeja a la boca del pez de mar y se ubica en medio de la ensenada de la bahía San Lorenzo, en Los Haitises.

Es la gruta que sirve de escenario obligado para la captura de fotos y videos que realizan turistas y excursionistas que visita Los Haitises.

Su formación es producto de los desprendimientos que durante centurias se producen por los movimientos telúricos en la costa”, explica Luis Carlos López Calcaño.

Su entorno es escenario para practicar el deporte marítimo con kayak, practicar snorkel y ver delfines y manatíes, haciendo piruetas y zigzagueando en medio de la ensenada.

Las formaciones al interior de la caverna son caprichosas, ya que al mirar hacia arriba se ven estalactitas, que en su atractiva formación se asemejan a los dientes del pez que honra su nombre.

El que va a Los Haitises y no conoce a Boca de Tiburón, no ha ido a nada ni podrá contar mucho, a pesar de los muchos atractivos que guarda el parque.

Esta magnífica obra, producto de la formación cálcica de Los Haitises, está a 8.35 millas náuticas, 15.53 kilómetros del embarcadero del río Caño Hondo hasta la caverna.

El vuelo de aves acuáticas y exóticas sobre los árboles del cayo, donde está Boca de Tiburón, es otro espectáculo que engalana la ensenada.

El salón abierto al mar, es centro de acopio de pescadores que pernoctan durante la noche y que en el día guardan equipos y neveras, donde almacenan los peces capturados.

Lo de tiburón no solo es por la boca suspendida a más de 15 metros de altura, sino además porque la zona es tálamo del inquieto pez.

San Pedro de Macorís

Las Maravillas, ubicada en la carretera San Pedro de Macorís-La Romana, a una profundidad de 25 metros bajo tierra, posee alrededor de 800 metros de extensión de los cuales se recorren 240 metros. Las experiencias turísticas son muy educativas y se aprecian en su interior alrededor de 500 pinturas en las paredes y grabados donde predominan el color negro y el rojo, hechas por los taínos, antiguos habitantes de la Hispaniola.

En Ramón Santana, se localiza la Cueva del Indio, en medio de una sabana, donde también hay arte rupestre y un santuario de murciélagos.

Por la diversidad de cavernas y recursos hídricos que guardan estas, el Ministerio de Turismo debe asignar en el Este, “La Ruta de las Cuevas”, que permitirá a nativos y extranjeros que conozcan los invaluables aportes que estos recursos naturales dan a la vida en sentido general.

Azul y Tuningo

La naturaleza sorprende a cada paso que se da en los bosques y potreros de la comunidad de Tuningo, en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Los Haitises, que posee hermosos atractivos, dignos de reconocimientos por su interés histórico y cultural.

Aquí, frente a la comunidad, integrada de unas 55 familias, existen dos cavernas con estalactitas y estalagmitas, así como cemíes y petroglifos de la cultura indígena.

La Tuningo, es una caverna con cuatro entradas de 1, 2, 3 y 6 metros de ancho, respectivamente.

Dos galerías o salones donde exhiben estalactitas, que parecen capiteles tallados. Es rica en estalactitas y estalagmitas y su interior recibe rayos del sol por las cuatro entradas, permitiendo que se observen algunas matitas de helecho silvestre.

Cueva azul

Posee cuatro salas y cruza la montaña de un extremo a otro y en su interior hay petroglifo y estatuillas indígenas talladas en piedra. Es más espaciosa que La Tuningo.

Los pisos de ambas grutas son resbaladizos, debido a que están compuestos de excrementos de murciélagos, que abundan por millares en la zona.

Son cavernas, que forman parte de los atractivos del turismo de montaña y aventura de Hato Mayor.

Fuente: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba