Nacionales

Cena de Abinader a Ramonet: un suculento banquete de ideas

Los invitados a la cena que ofreció el presidente Luis Abinader en honor al escritor Ignacio Ramonet pudieron pensar que asistirían a un disfrute pleno de los placeres de la gastronomía pero lo que sobresalió allí fue un suculento banquete de ideas expuestas por el intelectual español, con el aderezo del propio mandatario y oportuna participación de al menos cuatro de los invitados.

Abinader tenía claro que aquello sería un espacio para la reflexión y así pidió a sus invitados actuaran, tras presentar a Ramonet, autor de 24 libros y director de publicaciones periodísticas en lengua francesa, pues reside en Francia desde su infancia.

Directores de diarios, escritores, juristas, historiadores y algunos servidores públicos constituían el pleno de los convidados, no más de treinta, algunos cinco por mesa.

Desde una mesa rectangular el gobernante dirigió lo que denominó conversatorio. Además de Ramonet se sentaron ahí, las dos Raquel, Arbaje y Peña, esposa y vicepresidenta de la República, respectivamente. En el extremo derecho, Milton Ray Guevara, presidente del Tribunal Constitucional, y en el izquierdo, Miguel Mejía, coordinador de la visita del intelectual.

Ramonet recordó que se enamoró de la República Dominicana hace unas décadas cuando vino a impartir un curso de periodismo en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Tras breve rodeo y justificados piropos de quien pisa tierra extranjera, dejó evidenciado el tema de su disertación: su visión sobre la pandemia de coronavirus que ha azotado el mundo desde inicio de este año.

Habló del fatídico virus desde todos los puntos de vista: sanitario, económico, político y social y recordó que es la primera crisis planetaria desde 1918, cuando se desató la llamada gripe española. Observó que la pandemia ha dejado ver que por primera vez los Estados Unidos de América no han estado listos para asumir su rol de primera potencia del mundo ni se han ocupado de ayudar a sus aliados.

“Es un signo de que los EUA ya no son lo que eran”. Pero no solo eso, dijo también que no hay solidaridad en el mundo, el mundo multilateral no hizo nada. Es obvio que se refería a la Organización de Naciones Unidas, al Banco Mundial, incluso al Papa: “La ONU no ha funcionado”, sentenció, para reiterar que el mundo de hoy necesita mayor solidaridad.

El director de Le Monde Diplomatique pareció rectificar su apego a la teoría de la desaparición del Estado, que en el pasado creyó justificada, “pero el Estado ha regresado”, dijo. Reiteró su aprecio por la solidaridad y desplegó una panorámica de los efectos del coronavirus en todos los continentes.

Cuando citó a América Latina hizo énfasis en la gravedad de las consecuencias, dado que todas sus fuentes de riqueza material han sido afectadas. “El de 2000-2019 ha sido el peor decenio para la economía de América Latina y entonces ahora se agrega esta pandemia”, dijo Ramonet.

Sobre la deuda
Ramonet sugirió el endeudamiento constante como mecanismo adecuado para manejar la economía de los países y mencionó a Japón, de ahí que alguien sugiriera que Abinader se refiriese al asunto, quien prefirió que respondiera el invitado pero más adelante ofreció una cátedra de economía, digna de publicarse en trabajo aparte.

Se infiere que el mandatario no comparte el criterio del sobreendeudamiento porque señaló que hay que tomar en cuenta el costo de la deuda.

HOY

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba