Salud

Centro Antirrábico atendió 2,700 personas por mordeduras este año

El director del Centro Antirrábico Nacional, Alejandro Guzmán, explicó que el aislamiento provocado por el COVID-19 reduce las visitas al Centro Antirrábico, que a la fecha ha recibido alrededor de 2,700 personas.

“Debido a la pandemia este año los casos reportados serán menos, creemos que llegaremos a diciembre con algunos seis mil casos, solo en este centro”, señaló el director.

De enero a marzo el centro recibió en promedio unas 1,500 personas, mientras que de marzo a junio unos 1,200.

Guzmán explicó que la entidad, que ahora funciona en el Centro de Atención de Primer Nivel La Municipal, ubicado en la avenida 27 de Febrero esquina Barahona, recibió entre junio y diciembre de 2018 unas ocho mil personas agredidas por perros o gatos, mientras que en 2019 se registraron unas 10 mil agresiones.

Guzmán precisó que al principio de la pandemia la cantidad de pacientes con mordedura de animales disminuyó pero en lo últimos dos meses ha vuelto aumentar. El centro ha variado su horario, atendiendo las disposiciones generales de las autoridades.

“Ahora mismo tenemos un horario reducido, trabajamos hasta las 2:00 pm, porque el personal que tengo es adulto. Una parte la tuve que despachar por tener más de 60 años y otra porque pueden ser un paciente de complicaciones”, indicó el director.

De acuerdo al doctor los casos que reciben actualmente son de agresión de animales propios, pues debido al COVID-19 las personas pasan más tiempo en su casa y juguetean con sus animales hasta el punto de molestarlos y generar cierta agresión.

“Como las personas se encuentran en sus hogares las agresiones por parte de animales callejeros ha disminuido, donde hay mayor problema con el tema de la rabia”, indicó Guzmán.

El doctor aclaró que antes de la pandemia el centro recibía entre 500 y 600 pacientes mensualmente. Entre marzo y abril los pacientes con mordidas de animales se redujeron hasta 200 personas. Pero en estos últimos meses el flujo ha empezado aumentar hasta recibir a 400 en un mes.

“El día en que más personas vienen son los lunes, porque no trabajamos fines de semana. Esto y las condiciones en las que trabajamos, en un espacio cerrado y pequeño, nos hace aumentar las medidas de bioseguridad”, explicó Guzmán.

De acuerdo con Guzmán la mayor cantidad de casos que reciben se deben a mordeduras de perros, casi un 90%, seguido de un 6% por agresiones de gatos y un 4% de animales múltiples.

“Las mordeduras de perros o gatos en zonas como la cabeza, las manos, los genitales, plantas de los pies, aunque el animal sea suyo se le indican cinco dosis de antirrábico y se observar el animal por 15 días. Si el animal sigue vivo luego de este período se suspende el tratamiento porque se descarta la rabia”, explicó Guzmán.

El doctor indicó que los casos de mordeduras de animales reciben un seguimiento epidemiológico y si el caso lo amerita el animal causante de la agresión es revisado por un veterinario.

Espacio

Con relación al espacio donde funciona actualmente el centro, Guzmán explicó que trabajan en un área limitada.

Guzmán indicó que debido algunas incongruencias el Servicio Nacional de Salud aún no ha asumido el programa contra la rabia. “Aquí estamos compartiendo tres entidades diferentes”, agregó.

El Centro Antirrábico es el único cualificado para ofrecer un tratamiento completo por infección de la rabia. Sin embargo, los hospitales pueden ofrecer los servicios básicos en caso de una emergencia.

Por: DL

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
Cerrar