Economía

China quiere «trabajar en un acuerdo» con EEUU pero advierte de represalias si es «necesario»

El presidente de China, Xi Jinping, ha asegurado este viernes que su país quiere «trabajar en un acuerdo» con Estados Unidos para resolver la guerra comercial, pero advirtió de que, en caso contrario, tomará represalias si es necesario.

Se trata del primer comentario público del máximo mandatario del gigante asiático sobre la posibilidad de llegar a un pacto con Washington para poner fin, al menos de forma temporal, al conflicto arancelario en el que las dos principales potencias económicas del mundo se encuentran inmersas desde marzo de 2018.

«Si fuese necesario, tomaremos represalias, pero hemos estado trabajando activamente para tratar de no tener una guerra comercial. Nosotros (China) no comenzamos esta guerra comercial y no es algo que queramos», ha apuntado Xi en un foro económico en Pekín.

«Siempre hemos dicho que no queríamos empezar la guerra comercial, pero no tenemos miedo», ha subrayado. El líder comunista ha reclamado que el posible acuerdo se base en «el respeto mutuo y la igualdad».
Las disputas con EEUU «pueden afectar las perspectivas futuras de la economía mundial, así que es un tema muy importante al que prestar atención», según Xi. «Nosotros siempre tenemos una actitud positiva al respecto», ha agregado.

A la espera de la «fase uno»
Estos comentarios se han producido tan solo un día después de que el Ministerio de Comercio negase que corra peligro el acuerdo comercial parcial, conocido como «fase uno».

«Por el momento, no hay más detalles que ofrecer sobre el acuerdo, pero los rumores que han aparecido sobre el tema no son precisos», aseguró el jueves en una conferencia de prensa el portavoz de Comercio, Gao Feng.

Estos comentarios parecían ser la respuesta del gigante asiático a las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, quien se mostró pesimista al considerar que Pekín «no está dando la talla» en las negociaciones, y volvió a amenazar con subir «aún más» los aranceles si no se logra un acuerdo.

Representantes de China y Estados Unidos conversaron por teléfono el pasado sábado para avanzar en el acuerdo, sin que se sepan más detalles.

La autoridad comercial china aseguró a comienzos de este mes que había llegado a un acuerdo con Washington para retirar por fases los gravámenes que ambas partes se han ido imponiendo durante la disputa. Sin embargo, el propio Trump echaba días después un jarro de agua fría y rebajaba las expectativas.

Futuros aranceles
La guerra comercial, que se ha traducido en sucesivas subidas arancelarias por parte de ambos países durante casi dos años, tuvo su último episodio el pasado 1 de septiembre con la entrada en vigor del aumento del 10% al 15% desde Washington sobre algunas importaciones chinas por valor de 112.000 millones de dólares.

Queda por ver si el próximo 15 de diciembre se aplica esa misma subida hasta el 15% al resto de importaciones estadounidenses procedentes de China gravadas al 10%, que alcanzarían 300.000 millones de dólares.

Las tensiones comerciales entre las dos mayores economías mundiales van más allá de las relaciones bilaterales y tienen profundas consecuencias mundiales.

En sus últimas previsiones de crecimiento mundial, publicadas en julio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó sus proyecciones de expansión al 3,2% este año, una décima menos que en abril, lastradas por las dudas sobre la posible solución de esta disputa.EFE

Comentarios para este artículo

Etiquetas
Mostrar más

Otros Artículos