Protestas Sociales

CMD y ADP vuelven a sus andanzas

El Colegio Médico Dominicano (CMD) y la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) han retomado sus insensibles e inhumanas andanzas de paralizar centros de salud y la docencia, en olímpico desprecio a la educación y a la salud de los más pobres, que son los que acuden a escuelas y hospitales públicos.

Para este miércoles la Junta Directiva del CMD llama a un paro nacional de 24 horas y a una marcha de “asistencia obligatoria”, mientras la semana pasada, y cuando apenas comienza el año lectivo, no hubo docencia en Higüey debido a una convocatoria del Comité Ejecutivo de esa seccional de la ADP.

No pretendemos menospreciar las reivindicaciones de estos gremios, pero si los maestros alegan falta de butacas, en vez de mandar a los alumnos a sus casas y ellos irse para las suyas, que impartan clases en los parques o en cualquier otro lugar que sirva para llamar la atención a que supuestamente no tienen dónde sentarse.

Lo mismo se puede sugerir a la directiva del CMD por su actitud militante contra ARS/AFP, porque quizá despertaría mayor interés en la población si enfocara el reclamo en el afiliado, en que aumente la cápita y en la necesaria y urgente modificación del régimen de la Seguridad Social.

Pero sugerencias aparte, queremos insistir en un punto a propósito de las huelgas de médicos y maestros, a los que pedimos cordura, paciencia y prudencia: no usen a los estudiantes y pacientes como carne de cañón para impulsar agendas particulares. No los mantengan para presionar, como rehenes, práctica contra la que la sociedad debe levantarse.

Resulta inconcebible que demandas gremiales afecten algo sagrado como el aprendizaje y la salud, que en el caso de los hospitales públicos, es la de los más vulnerables.

Una última recomendación, que podría marcar la diferencia entre democracia y burocracia en el gremialismo: que para cada convocatoria consulten a sus miembros, porque ¿cómo es que decenas de miles de médicos y maestros a cada rato paralizan sus labores? ¿Se enteran esas “bases” cuándo y dónde lo deciden o son suplantadas y su voluntad delegada en sus dirigentes?

Fuente: EL Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias? OK No Gracias