Salud

Comezón, ardor y otros síntomas del VPH que muchos pasan por alto

Es la infección de transmisión sexual más frecuente y si bien puede ser inofensiva, algunos casos pueden derivar en cáncer u otras enfermedades graves

Puede que en el último tiempo hayas escuchado hablar mucho más sobre el VPH que hace algunos años, ¿no?. Es que el Virus del Papiloma Humano está más presente que nunca en los consultorios y la información para identificarlo es fundamental.

El VPH es una infección de transmisión sexual que puede afectar varias zonas de tu cuerpo: la genital o anal así como también tu piel o tu boca. Te contamos algunas señales a las que deberías poner atención, aunque la clave siempre está en realizar chequeos periódicos con un médico especialista. Prevenir es curar.

Síntomas del VPH

Comezón, ardor y otros síntomas del VPH que muchos pasan por alto

Las verrugas

No todas las verrugas están relacionadas al VPH, pero sí, generalmente, pueden aparecer si el virus de bajo riesgo está presente en tu sistema inmunológico.

¿Qué nos puede ayudar a detectarlas? La famosa forma que tiene de coliflor, es decir son protuberantes. Si notamos que aparecen nuevas verrugas en el cuerpo podemos ir a un profesional médico para conocer su opinión y si podemos tratarlas. También es común que vuelvan a aparecer después de un tiempo si el virus sigue en el cuerpo. Es cuestión de estar atentos.

Comezón y ardor

Si bien la infección puede permanecer en el cuerpo de manera subclínica, lo que quiere decir que puede no generar síntomas, la comezón y el ardor sostenidos en el tiempo nos pueden dar un indicio. Si bien es cierto que la zona en donde más puede generar molestias es en la genital, el hecho de que el virus pueda afectar la piel hace que se pueda sentir ardor en cualquier otra parte del cuerpo. Si sospechas de esta picazón no pierdas tiempo y consulta con un médico. Siempre es mejor prevenir que curar.

Comezón, ardor y otros síntomas del VPH que muchos pasan por alto

Lesiones premalignas

Siempre decimos que los controles ginecológicos son fundamentales. Nos permiten saber el estado de nuestros genitales y cómo cuidarlos. Pero, así como la mujer controla en relación al VPH la vagina y el cuello del útero, los hombres también deben hacerlo.

¿Por qué decimos esto? Porque en uno de estos controles puede que el médico descubra alguna lesión no avanzada que le permita sospechar de una evolución maligna que de paso a algún tipo de cáncer. Como siempre decimos, la información es poder. No postergues estos chequeos que pueden ser fundamental para evitar que el virus se convierta en una enfermedad más grave.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos