Columnas

Constitución 1de3

Por: Rafael Ciprián

Los juristas que lean el título de esta entrega pueden exclamar, con sobrada razón, ¡y a qué viene esto, qué es eso de mini, porque nuestra Constitución no puede ser reducida ni aumentada sin cumplir con los procedimientos que ella misma consagra! Otros se preguntarán: ¿Y existe en el mundo alguna mini Constitución? Nosotros les respondemos negativamente, debido a que las Cartas Magnas son o no son.

Recordemos que conforme al artículo 16 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, proclamada por la Gran Revolución burgueza de Francia, en el 1789, “Una sociedad en la que no esté establecida la garantía de los derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de Constitución.”

Por tanto, una sociedad tiene o no tiene Ley Sustantiva. Y esta puede ser escrita, como la nuestra y la de la mayoría de los países del mundo. Pero también puede no ser escrita con tinta y papel como estamos acostumbrados, debido a que el sistema jurídico de esa nación sea consuetudinario. Inglaterra es el mejor ejemplo de esto.

Sin embargo, los ingleses se burlan de los que creen que ellos no tienen escrito su Pacto Político. Ellos afirman que no necesitan producirlo en un conjunto de hojas para encuadernarlas como libro, independientemente de que tengan sus escritos normativos que creen necesarios, debido a que la verdadera, la auténtica Constitución inglesa está escrita en el corazón de cada ciudadano de Gran Bretaña.
Creemos que es así. Por eso a ellos no se les puede acusar de tener un pedazo de papel mojado como Constitución. Sus valores, principios y reglas jurídicas sustantivas están en armonía con las aspiraciones y los sentimientos de los factores reales de poder que interactúan en esa gran nación. Hasta Ferdinand Lassalle estaría de acuerdo con nuestro criterio.

Ciertamente, así es. La mini Constitucón a la cual nos referimos es a la ley 107-13, del 6 de agosto del 2013, mejor conocida como la ley que trata de los derechos y deberes de las personas en su relación con la Administraión Pública, y de los procedimientos administrativos.

La 107-13 es una ley que bien merece denominarse una mini Constitución. Por ser una norma adjetiva, no organiza el Estado, ni trata de la división de los poderes públicos, ni del procedimiento para su modificación, entre otros elementos.

Ahora bien, la ley 107-13, contempla todos los derechos y deberes que las personas pueden ejercer cuando traten con el Estado, ese Ogro Filantrópico (O. Paz).
Y los derechos que contempla son tan específicos y esenciales frente a la responsabilidad de la Administración Pública, que generó tanto temor que la mantuvieron en vacation legis o suspendida en su aplicación por un año y medio después de haberse publicado.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba