Anticorrupción

Corrupción en Centroamérica, un problema de todos

Es muy baja la efectividad de los esfuerzos para combatirla y pocas veces los procesos judiciales terminan en condenas, previenen el INCAE y su Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible.

Según el índice de percepción de la corrupción elaborado por Transparencia Internacional, Centroamérica se encuentra entre los últimos lugares a nivel de corrupción en el mundo. Pese a que la corrupción es uno de los temas centrales en la agenda pública y mediática, la efectividad de los esfuerzos para combatirla es muy baja y muy pocas veces los casos terminan en condenas.

Existe una amplia percepción de impunidad que a su vez crea desconfianza en la sociedad y un daño importante a las estructuras democráticas que se ven amenazadas por diferentes formas de populismo. Según la Asociación de Detectores de Fraude Certificados, de Estados Unidos, (AFCE) se estima que el costo del fraude y la corrupción a nivel privado es de un 5 por ciento del volumen de negocios global. Para el consumidor esto se traduce en precios mayores y para el Estado en menos capacidad de dar servicios.

Luis Cuenca, profesor del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) y ex viceministro de Trabajo, define la corrupción como el uso del poder en una posición pública o relación de confianza para beneficio propio. Para Cuenca, el combate a la corrupción requiere de un Estado con la capacidad de comunicar de forma transparente el uso de los recursos públicos, así como eliminar la discrecionalidad en la asignación de estos.

Además, es menester contar con ciudadanía preparada que pueda analizar la información accesible a partir de las mejores prácticas de la transparencia. Se trata de crear un gobierno abierto, que brinde acceso a la información transparente y educar al público. Además, es importante que se pueda colaborar con los medios de comunicación tradicionales o alternativos, para que el análisis de esa información se haga de forma responsable.

Por último, nada de esto serviría si no se cuenta con un Poder Judicial independiente y con suficientes recursos para eliminar la impunidad y garantizar una justicia rápida y cumplida. Para Jaime García, investigador del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS/INCAE), para combatir la corrupción se necesitan más sistemas de control, transparencia y reducción de la burocracia.

Además, es importante alinear los incentivos tanto en el Estado como en la empresa privada para evitar comportamientos fuera de la norma. Por último, se necesita que los diferentes actores que luchan contra la corrupción puedan mejorar su comunicación sobre el fenómeno y colaborar de manera más cercana con los medios de comunicación y las iniciativas ciudadanas.

Desde INCAE en conjunto con el CLACDS se vienen desarrollando herramientas que han sido difundidas en la región sobre cómo se combate el fraude en la empresa privada y en las organizaciones públicas. Además, se están dando cursos que promueven la reflexión sobre el combate a la corrupción y los costos de este flagelo para el progreso social.

En esta edición del podcast Entre Líneas, del CLACDS/INCAE, hablamos con el profesor del y ex Viceministro de Trabajo, Luis Cuenca, quien es experto en temas de control. Cada dos semanas, en compañía de invitados especiales se analizan temas relevantes para la promoción del desarrollo sostenible, las cuales queremos compartir con ustedes; Entre Líneas se puede escuchar en http://dvrgente.com/entrelineas/

Por: Redacción / elPeriódico

Comentarios para este artículo

Etiquetas
Mostrar más

Otros Artículos