Columnas

Corruptos en conflicto

Por: Carlos Manuel Estrella

La confrontación política interna en el Partido de la Liberación (PLD), que ahora se refleja entre antiguos correligionarios danilistas y leonelistas, ha derivado en denuncias y acusaciones sobre malas prácticas en el ejercicio de funciones públicas que comprueban la corrupción peledeísta.

Para muestra basta el reciente botón que aportan dos connotadas figuras hoy enfrentadas en medios de comunicación y redes como es el caso de Félix Jiménez, miembro del Comité Político del PLD, y Félix Bautista, senador por San Juan de la Maguana y pasado secretario de organización del partido.

Jiménez, quien además es presidente de la Refinería de Petróleo, le atribuye calificativos delictivos a Bautista, antiguo director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) y todavía miembro del partido y figura cercanísima a Leonel Fernández, quien le devolvió “piropos”.

Este cruce de declaraciones es una sacada de trapitos al sol, como diría el populacho, y demostración más que evidente de la degradación del debate político, la podredumbre incubada en la función pública y la rampante e impune corrupción que permea la Era del PLD.

Como lo analiza un amigo sociólogo, el ascenso al poder de este grupo político del sector social de los “furufos”, sin linaje ni arraigo económico, los convirtió en clase gobernante que rápidamente se aprovechó de sus posiciones para hacer grandes negocios y convertirse en fuerza poderosa y temible.

Ahora que la división amenaza con su permanencia en el control político de todas las fuentes de poder del Estado, que supieron aprovechar con autoritarismo y excesos, lo que antes parecía distante se avizora esperanzador en el horizonte cercano y es el inicio del fin de la Era del PLD.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias