Nacionales

Costo de intérpretes para sordos mantiene a esta población sin acceso a la educación

“Cristopher salió de la escuela hace tres años y no ha ido a una universidad porque no hay intérprete”, este es el lamento de Marisol Reyes, madre del primer medallista sordo en la historia de República Dominicana, Christopher Melenciano.

Para Christopher, al igual que otros jóvenes con discapacidad auditiva de escasos recursos, cursar estudios universitarios es un privilegio, no un derecho.

Lo mismo ocurre con jóvenes que tienen un grado menor de discapacidad, que aunque pueden vocalizar palabras levemente, resultado de años de terapia, también resultan afectados.

 

“A mí me gustaría estudiar. Quiero ser profesional de educación física para enseñar a los niños, que tengan futuro, enseñarles a desarrollarse, enseñar a los niños para que puedan avanzar”, expresó el joven José Osvaldo Acevedo, quien padece de sordera.

Este joven de 25 años sostiene todavía no ha podido entrar a la universidad, al igual muchos de sus compañeros que se graduaron con él de bachiller en la Escuela Nacional de Sordos, en el 2018.

Entre ellos se encuentra Luz Esther Montero, de 26 años, quien además de ser sorda tiene una discapacidad motora.

Juana Valenzuela Taveras, madre de joven sorda, especifica que su hija no ha logrado incorporarse a los estudios universitarios a pesar de su excelente desempeño académico.

La joven no ha podido iniciar ni siquiera un curso técnico ya que a su madre, quien fue cancelada hace tres meses de una institución pública donde era conserje, le resulta imposible pagar por un intérprete.

Pero, ¿en cuánto oscila tener un intérprete? Las familias de la mayoría de los sordos que estudian en colegios y universidades tienen que pagar a un intérprete entre 20 mil y 40 mil pesos, por dos o tres horas de servicio.

El presidente de la Asociación Nacional de Sordos de la Republica Dominicana (Ansordos), Pablo Taveras, especificó que cuando estudió, logró graduarse de la universidad en publicidad gracias a la ayuda que recibió de sus padres, quienes costearon los intérpretes.

Lo que arroja un importante estudio

Pero lamentablemente esta no es la realidad de la mayoría. Según una encuesta realizada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID), en 74, 732 hogares, el 35.2 % de los sordos no asistió a la escuela, apenas un 26.8 % alcanzó un nivel educativo elemental y 3 de cada 4 mayores de edad no poseen trabajo.

Ante esta realidad que enfrentan miles de jóvenes sordos de escasos recursos y sus familias, por el alto costo de la interpretación de la lengua de señas, dos proyectos para lenguas de señas que ayudarían a solucionar la problemática han sido conocidos en el Congreso sin éxito alguno.

Proyecto de ley

Recientemente, en 2020, el senador Franklin Rodríguez sometió una iniciativa para regular las políticas públicas para personas sordas y la lengua de señas y hay otra similar sometida por el diputado Tobías Crespo.

De acuerdo a las evaluaciones realizadas por Ansordos, apenas 20 tienen la calidad para desempeñar sus funciones de manera óptima, muchos de los cuales son hijos oyentes de padres sordos.

Por eso, el proyecto de ley también busca capacitar y certificar a los intérpretes en lengua de señas, debido a que en República Dominicana todavía no hay una institución que establezca de manera oficial quién es un intérprete.

También, se evidenció en pleno pico de la pandemia, con la estrategia de educación a distancia implementada en el gobierno “Aprendemos en Casa: preservando la salud”, fallas que afectaron la enseñanza.

A juicio de expertos, “hubo enormes fallas”, sobre todo a nivel secundario, donde las clases eran impartidas por intérpretes y no por los maestros de las escuelas de sordos del país, lo que afecta la calidad de la enseñanza por este motivo.

Además de todas estas razones que se mencionan, se considera urgente la aprobación de un marco legal de lengua de señas para facilitar el acceso de los sordos a los servicios básicos.

“Que en todas las instituciones del Estado que se dé servicio al público, hospitales, oficinas de licencia de pasaporte, donde haya servicios del Estado hacia el público, hayan las señales auditivas y visuales hasta estas para estas comunidades”, indicó el diputado Tobías Crespo.

Para ampliar más, ver el vídeo del programa Nuria Investigación Periodística:

fuente: N Digital

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias