Cultura

Daniel Ortega y el Nuevo Idiota Iberoamericano

En el libro Últimas Noticias del Nuevo Idiota Iberoamericano, los escritores Plinio Apuleyo Mendoza, colombiano; Carlos Alberto Montaner, cubano y Álvaro Vargas Llosa, peruano, aparece un segmento titulado “José Daniel Ortega Saavedra o el Neosomocista”. Se trata de un perfil que describe la agitada vida del hoy presidente de Nicaragua, quien en interés de eternizarse en el poder ha decidido poner detrás de las rejas a todos los opositores que intentan disputarle el gobierno en las elecciones pautadas para el mes de noviembre.
La sola lectura de los reputados autores es una explicación a lo que ahora pone en práctica el señor Ortega desde el gobierno de su país. Queda claro que la democracia nunca fue su norte en la política, aunque de manera coyuntural y por conveniencia asumiera sus métodos. Como ocurrió con muchos jóvenes latinoamericanos que sin leer a Marx se autodefinían marxistas, en 1967, a la edad de 20 años, fue arrestado durante el asalto a un banco, por lo que debió permanecer en la cárcel hasta el 1974, cuando gracias al secuestro de unos diplomáticos cuya liberación se logró a cambio del traslado de Ortega a Cuba junto a un grupo de camaradas.

Con Fidel Castro como inspirador, Ortega retorna a Nicaragua y se integra a las guerrillas contra el dictador Anastacio Somoza, en rol de comandante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Fue de los que entró triunfante a Managua la calurosa tarde de julio de 1979 en que huyó el dictador, derrotado por los frentes guerrilleros. En 1984, llega a la presidencia por primera vez, posición que debe abandonar cuando perdió las elecciones de Violeta Chamorro, a quien le entrega el poder a medias, no sin antes repartirse los bienes del Estado con los suyos en una piñata.

Pese a taras morales en su contra que habrían descalificado a cualquier político, Ortega volvió al poder en el 2007, posición que se resiste a dejar: “una especie de Somoza disfrazado de socialista del siglo XXI”, dicen los autores.

Fuente: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba