Política

Danilo Medina: “César Prieto es un hombre que ha muerto defendiendo su honor”

El expresidente de la República, Danilo Medina, dijo que el exsuperintendente de Electricidad y director del Plan Social de la Presidencia, César Prieto le había dicho que tenia información de que su residencia iba a ser allanada en su búsqueda, acusándolo de actos de corrupción.

El exmandatario hizo las declaraciones en el lugar del sepelio, en el cementerio Cristo Redentor. Señaló también que “César prefirió morir con dignidad, y no vivir sin moral. Y yo creo que ese es el legado que César le hace a todos los militantes del Partido de la Liberación Dominicana. Hay gente que muere y a los 10, 20 días se olvidan”.

Distinguió que César Prieto es “un hombre que ha muerto por una causa, defendiendo su honor, su buena honra y su dignidad eso nunca muere. César nunca va a morir. Yo sé que César fue sometido en los últimos días a tormentos, que no pudo soportar porque no concebía que cuando saliera a la calle viera a la gente murmurando ese es uno de los ladrones del Partido de la Liberación Dominicana. Y por eso César prefirió irse con toda dignidad y todo su honor al más allá. Yo no critico a César, pero lo entiendo. La vida no tiene sentido cuando te dañan moralmente. Hay quienes te asesinan moral, para luego asesinarte físicamente. César murió con la dignidad que siempre vivió”.

Danilo Medina contó: “El lunes 23 me llamó que quería verme, y le dije que viniera, nos juntamos y vino a agradecerme porque no le dio tiempo mientras fui presidente de agradecerme el hecho de que lo tomará en cuenta para ser parte del Gobierno”, señaló.

A continuación la transcripción íntegra:

“Quiero compartir con todos ustedes mi última conversación con César. El lunes 23 me llamó que quería verme, y le dije que viniera, nos juntamos y vino a agradecerme porque no le dio tiempo mientras fui presidente de agradecerme el hecho de que lo tomará en cuenta para ser parte del Gobierno. Por supuesto le dije que no tenía nada que agradecerme, porque él se había ganado con creces cualquier posición dentro del gobierno. Pero me dijo que más que nada me quería ver porque no quería que yo me sintiera avergonzado de él. Y le dije ¿Y porque razón yo me tengo que sentir avergonzado de ti César? Entonces él me dijo estoy recibiendo cantidad de informaciones que me dicen que mi casa la van a allanar y que me van a detener, acusándome de corrupción

“¿A ti César, también? Olvídate de eso, que de eso nos están acusando a todos. Y quise cambiarle la conversación y le pregunté qué estaba haciendo después del Gobierno. Y me habló de la empresa de importación de los alimentos que él dirigía y me dijo que estaba pasando por un mal momento y quería dedicarle tiempo para ver si la enderazaba. Y le dije qué bueno, dedícate a eso César y si te queda un poquito de tiempo entonces ayúdanos con el Congreso pero ponle atención a tu empresa porque tu siempre has vivido de ella.

¿Por qué he querido decirle estas cosas? Porque para un hombre honesto, íntegro, transparente, responsable dedicado como César Prieto, no tenía sentido vivir la vida si su moral era destruida.

César prefirió morir con dignidad, y no vivir sin moral. Y yo creo que ese es el legado que César le hace a todos los militantes del Partido de la Liberación Dominicana. Hay gente que muere y a los 10, 20 días se olvidan.

Pero un hombre que ha muerto por causa, defendiendo su honor, su buena honra y su dignidad eso nunca muere. César nunca va a morir. Yo sé que César fue sometido en los últimos días a tormentos, que no pudo soportar porque no concebía que cuando saliera a la calle viera a la gente murmurando ese es uno de los ladrones del Partido de la Liberación Dominicana. Y por eso César prefirió irse con toda dignidad y todo su honor al más allá.

Yo no critico a César, pero lo entiendo. La vida no tiene sentido cuando te dañan moralmente. Hay quienes te asesinan moral, para luego asesinarte físicamente. César murió con la dignidad que siempre vivió.

Fuente: DL

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba