Internacionales

Demócratas y republicanos ultiman detalles del rescate antes de su votación

Los congresistas buscan aprobar un paquete de estímulo de US$900,000 millones para paliar los efectos de la pandemia en la economía estadounidense

Demócratas y republicanos se apresuran este lunes en la redacción de la propuesta acordada entre ambos partidos para sacar adelante un paquete de estímulo económico por valor de US$900,000 millones que podría ser votada hoy mismo en el Congreso de Estados Unidos.

Según medios de comunicación locales, la Cámara baja y la alta planean votar la medida a lo largo de la tarde, aunque en la mañana del lunes el texto de la propuesta todavía se estaba redactando.

El líder de la mayoría republicana del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, anunció el domingo que había llegado a un acuerdo con los progresistas para aprobar un nuevo paquete de estímulo de US$900,000 millones con el fin de paliar los efectos de la pandemia en la castigada economía estadounidense.

El rescate está vinculado a un borrador de ley de gasto por US$1,400 millones -conocida como omnibús- destinada a financiar la Administración federal hasta septiembre de 2021 y que, en principio, debería ser aprobada antes de la medianoche de este lunes para evitar que las agencias gubernamentales se queden sin fondos y tengan que cerrar.

No obstante, los legisladores han ampliado en varias ocasiones el plazo para evitar el cierre, lo que ha permitido también continuar las negociaciones sobre el paquete de estímulo.

Debido a esta premura, los legisladores tendrá muy poco tiempo para revisar ambas propuestas antes de votarlas -tanto el rescate como la ley de gasto federal deben recibir el visto bueno de ambas cámaras del Congreso.

Este lunes, McConnell indicó que van a permanecer trabajando hasta que acaben su labor esta noche.

El Congreso no ha aprobado ninguna medida de estímulo desde marzo, cuando dio el visto bueno a un plan de rescate de más de dos billones de dólares, el mayor de la historia de Estados Unidos.

La propuesta de estímulo incluye transferencias directas de US$600 a los ciudadanos más necesitados; así como US$300 semanales como prestación por desempleo durante 11 semanas; asistencia para los pequeños negocios y las aerolíneas; y fondos para la distribución de las vacunas para COVID-19, entre otros.

Protección de las nóminas

Respecto a la ayuda a empresas, esta engloba US$325,000 millones en asistencia total, de los que US$275,000 millones estarían destinados al Programa de Protección de Nóminas, creado en virtud del rescate aprobado en marzo y que expiró en agosto pasado.

Ese programa permitió a los pequeños negocios recibir préstamos del Gobierno federal, que podían ser condonados si las nóminas de los trabajadores se mantenían a un cierto nivel.

En una entrevista este lunes con la cadena CNB, Mnuchin afirmó que “se trata de una ley grande y tiene un poco de todo para todo el mundo”, y adelantó que los ciudadanos más vulnerables podrían recibir los depósitos directos de US$600 dólares tan pronto como la próxima semana.

“Los estadounidenses que califiquen para los pagos directos en la nueva legislación de ayuda por la covid podrían ver el dinero en sus cuentas bancarias en cuestión de días”, indicó Mnuchin.

“La buena noticia es que esto es una manera muy, muy rápida de poner dinero en la economía -dijo-. Déjeme enfatizar: la gente va a ver este dinero a comienzos de la próxima semana”

Fuente: DL

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba